martes, 6 de abril de 2010

¿Como comenzó tu relación con el dinero?

Algunos expertos señalan  que el dinero es una energía transformada, por lo que  la manera como nos relacionamos con él,  podría llegar a ser una forma de conocernos a nosotros mismos.   Cabe señalar que la dinámica del poder dar y también darse permiso para recibir,  determina parte de nuestra manera de ser.  
Tenemos  ciertas programaciones y preconceptos acerca del dinero, que pueden estar interfiriendo con tu capacidad de recibir y generar dinero. Por ejemplo, el dinero es algo sucio, las personas que tienen dinero son frívolas, el dinero es una ilusión. Hay que trabajar duro.  En otros casos podría presentarse la experiencia de que en nuestro hogar sobrara el dinero, no obstante estas personas no han desarrollado una relación coherente con la prosperidad.  
Es fundamental  aclarar que el concepto de abundancia y prosperidad, no solamente puede correlacionarse con el dinero de manera exclusiva. Tenemos que apreciar, que en muchas ocasiones ya somos bendecidos con una buena salud, se puede ser millonario en buenos amigos, millonario en besos con una buena pareja, ser abundante y próspero en alegría y buen humor, ser abundante y próspero en tener una familia amplia y agradable, una buena educación, ser abundante en dones artísticos como la música y el arte entre otros y en contraste, no tener dinero.
Por lo que es necesario diferenciar y aprender a ser agradecido con la vida, de las cosas buenas que ya tenemos y que no existe dinero en el mundo que las pueda comprar, si  no las tienes. Así que aquí existe también, el desarrollo de una conciencia de abundancia y prosperidad, relacionada con las bendiciones de la vida, que no se compran con ningún dinero, y que son parte de la prosperidad.
Tal vez no nos demos cuenta de la manera como el dinero, se mueve en el universo, ni hayamos tomado conciencia  de que es un instrumento fácil de crear, pues es el producto más común que circula en el mundo.  Solo que desde la manera inconsciente como nos relacionamos de acuerdo con las creencias limitantes que nos transmitieron en la niñez, para algunos individuos se ve inalcanzable, debido a los temores infundados en el desarrollo de cada persona.
A veces deseamos tener una determinada suma de dinero en el banco, o sea que nos concentramos en el signo pesos y nos olvidamos de nuestros talentos y nuestra vocación.   Por estar pensando en la forma como consideramos los atesorados billetes, bien sea dólares, euros, pesos, etc…  Sin embargo, se nos olvida seguir nuestro corazón, ya que detrás te seguirá el dinero.   
Es importante tomar conciencia de nuestra programación sobre el dinero.  Esta relación, sin darnos cuenta, se crea desde los primeros años de nuestra vida.  Cuando nuestros padres, o adultos nos decían  que el dinero es una ilusión,  el dinero corrompe, para ser espiritual hay que ser pobre, etc..  La lista de programaciones negativas sobre el dinero es larga.
Sin darnos cuenta hemos creado paradigmas que impiden que los seres humanos seamos libres y crezcamos aprendiendo a recibir y reconociendo que merecemos las cosas bellas de la vida, que solo hay que conectarse con esa fuerza interior para vivir en armonía.
Ante esta constante búsqueda del dinero, me surge un interrogante. ¿Qué pasaría si todos los seres humanos merecen el bienestar?  ¿Que se crearan empresas que beneficien la constante prosperidad del hombre?  Con el dinero se pueden crear organizaciones que apoyen a la humanidad, al crecimiento y al cuidado de nosotros mismos.  
Por lo que es importante preguntarse ¿Qué deseo obtener a través del dinero? ¿Cuál es el sistema de creencias que hay en nuestro deseo? Quizás libertad, independencia financiera, sentido de aceptación, armonía, grandeza, sentido de poder interior, seguridad, admiración, lucir bien, tener poder entre otros.
Para crear dinero, lo primero que tenemos que hacer es recordar los momentos en que nos hemos sentido en paz con nosotros mismos. Y preguntémonos ¿cómo podríamos crear más de esas sensaciones y sentimientos?
Algunos se quedan en interrogantes que en vez de generar progreso, construyen un estancamiento en las acciones diarias para ser prósperos.  Por ejemplo, algunos se preguntan:  ¿Por qué será que algunos llevan una vida placentera y relajada, rodeados de lujos y bienestar, mientras otros con las mismas oportunidades, no pueden resolver los problemas más simples de la existencia?.... ¿Acaso el éxito no es para mí?”
Por esta razón, es importante realizar el trabajo interno y crear nuestra propia filosofía acerca de la prosperidad.  Cuando apreciamos la abundancia en todos los niveles, podemos disfrutar absolutamente de cada instante de la vida.   Una persona que aprecia y está conectada con la verdadera abundancia, tiene el centro del corazón abierto y por lo tanto puede darse a sí mismo y a los demás.  
La mayoría de los seres humanos desarrollamos un sentido de no merecer lo suficiente. O creamos un estado de preocupación constante por determinada situación. Por ejemplo, es interesante observar cómo a veces nos preocupamos en demasía por el dinero.  No obstante esto va más allá, y está ligado a las creencias limitantes que nos enseñaron en la temprana edad.   Por lo que en general, existen tres creencias limitantes que impiden que la abundancia y prosperidad se manifiesten  en su máxima plenitud: No soy capaz, no me lo merezco, no soy suficiente.
Por lo que te invito a romper con estos paradigmas y a sacar a la luz esa abundancia y prosperidad que vive en tu SER, en tu CORAZON, poniendo en práctica el principal ‘don’ que nos Dios nos dio, el de servir a otros sin esperar nada a cambio.  
Lo primero que tienes que hacer es una lista de las creencias limitantes que tenemos acerca del dinero: Ejemplo, el dinero es una ilusión, se demora en llegar a nuestras manos, pero se va fácil.   Al frente de cada una de ellas, coloca una afirmación positiva como: me resulta muy natural ser próspero, rico y millonario, el dinero y la prosperidad existen para mi conveniencia y beneficio, yo ya soy rico y prospero cada día más, tengo la conciencia del éxito con prosperidad y dinero etc…
Es importante silenciar esa voz interna, que nos dice que no se puede. Y empezar a creer que todo es posible.  Recuerda que así como Dios nos dio la posibilidad de soñar, también nos dio la posibilidad de hacer los sueños realidad.
También es primordial que sepas que independientemente de cuánto dinero tengas, no utilices el dinero para ensalzar tu imagen frente a otros. Te valoras a ti mismo y a los demás en función de cualidades intangibles, no por sus posesiones. Si persigues tener dinero, es por una razón diferente al prestigio social y el poder.

Perfil del Autor:
Margot Guiovana Fuentes Barbosa
Comunicadora social periodista, de la Universidad de la Sabana, Consultora de Comunicaciones y Relaciones Públicas, exasesora de Comunicaciones de la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración, excorresponsal de economía del Diario El Pais, el Nuevo Siglo, y graduada del Programa de Liderazgo y proceso transformacional del Centro Integral de Liderazgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario