lunes, 31 de mayo de 2010

Cómo lograr la libertad financiera

El proceso que nos lleva a la libertad financiera no es corto ni fácil pero vale la pena. ¿Por dónde comenzar…?

Hoy en día el sueño de toda persona es ser rica. Vivimos en un mundo consumista que nos hace trabajar más para poder ganar más y a la vez gastar ese dinero en lujos innecesarios.

Cuando se le pregunta a la gente cual es su objetivo o que es lo desea para su vida, un gran porcentaje va a decir, ser rico.

Pero hay un concepto más importante que ser rico y es la libertad financiera. ¿Pero que es la libertad financiera? La libertad financiera consiste en generar ingresos pasivos mayores a nuestros gastos.

Ingresos pasivos son aquellos ingresos que se generan sin que usted tenga que trabajar personalmente por ellos, ingresos que provienen de sus inversiones.

Las personas solo quieren ser ricas para gastar más, no aplican en su vida conceptos tales como el ahorro o la inversión, y cuanto mayor es su nivel de gastos más van a tener que trabajar para poder mantener ese nivel de vida y menos tiempo van a tener para disfrutar de su familia y de aquellas cosas que los hacen felices.

Para alcanzar la libertad financiera hay ciertos pasos que se deben cumplir, es un proceso que lleva tiempo, no se alcanza de un día para el otro.

Pasos para alcanzar la libertad financiera


Como primer paso es importante generar ingresos activos, que son los ingresos que se obtienen por la actividad laboral que se realiza, ya sea un sueldo por su trabajo o los honorarios que recibe un profesional.

Son ingresos activos porque dependen de que la persona esté presente para generarlos. Pero para no pasarse toda su vida trabajando, varias veces en actividades que no les gusta, es fundamental administrar esos ingresos de manera correcta.

El segundo paso es generar un ahorro a partir de esos ingresos
y la manera de lograr este ahorro es viviendo por debajo de sus posibilidades.

Esta es tal vez la parte más difícil del proceso. No gastar todo lo que entra, llevar una vida frugal. Cuantas veces nos ha pasado de recibir un aumento o algún ingreso extra y decimos “trabajé mucho para conseguirlo, me merezco algún premio”.

No me refiero a convertirnos en tacaños, me refiero a no gastar en cosas innecesarias. ¿Sabemos en que se va todo el dinero que nos entra? Hagan un presupuesto y controlen sus gastos. Sepan en que gastan y que gastos pueden evitar.

Les doy una sugerencia para que puedan generar un ahorro de forma sistemática. Cuando cobren su sueldo a principio de mes, separen un 10% de sus ingresos y no lo toquen para nada, que sea para generar su ahorro.

La mayoría de las personas espera a fin de mes y si les sobra algo lo ahorran.

Cambien su manera de actuar, pagase a usted primero y luego el resto de las cuentas. Va a ver como con este simple cambio su capital va a ir creciendo.

¿Pero es posible ser financieramente libre solo por la vía del ahorro tradicional? La respuesta es no. Salvo casos excepcionales es difícil generar un capacidad de ahorro que nos permita llegar a un capital de tal magnitud que luego se auto mantenga.

Por esto el tercer paso es realizar inversiones que nos aseguren ingresos pasivos mayores a nuestros gastos y ahí tendremos ya la libertad financiera.

Esta etapa no es nada fácil y más hoy en día con la incertidumbre que esta viviendo el mundo. Por eso es importante educarse bien en temas financieros o hablar con personas que sepan sobre inversiones para escuchar sus consejos.

El proceso que nos lleva a la libertad financiera no es corto ni fácil, pero vale la pena. Administre sus ingresos de manera de poder generar un ahorro, no importa si ahorra mucho o poco, lo importante es adquirir el hábito.

Vayan juntado un capital y luego invierta de manera inteligente. Verá como su situación financiera empieza a mejorar y no es necesario que sea un esclavo de su trabajo.

Haga que el dinero trabaje para usted y no que usted trabaje para el dinero. Con orden, disciplina y perseverancia todos pueden alcanzar su libertad financiera.

Que tengan un feliz día

Felipe Arteaga


Fuente: www.enplenitud.com

El ahorro......Que debo saber sobre él?

El ahorro es la diferencia entre el ingreso disponible y el consumo efectuado por una persona, una empresa, etc.

Cuando hay ahorro, los ingresos disponibles son mayores a los gastos y se presenta un superávit de dinero. Si los gastos fueran mayores a los ingresos, se presentaría un déficit.

Para una persona, una familia, una empresa o hasta para una nación, el ahorro es igualmente importante, ya que si todos ahorran no será necesario que las personas, las empresas o el Estado pidan recursos en el exterior. Esto, en general, facilita e incentiva la actividad económica y el crecimiento en un país.

Desde tiempos remotos ya se tenía el concepto de ahorro, se practicaba en los pueblos de la antigüedad, cuando civilizaciones como Egipto, China, Inca, etc. acostumbraban guardar el fruto de sus cosechas.

Posteriormente en el medioevo se organizó mejor el sistema de ahorro, tanto así que en 1462 se formó la primera Organización del Ahorro para proteger a sus integrantes de la usura, fue creada por monjes franciscanos y se le llamó "Monte de Piedad". Es por esta misma época que se organizaron los "Bancos" y se crearon los primeros cheques de viajero.

¿Quién es un ahorrador?

Es la persona que reserva parte de sus ingresos para formar poco a poco su patrimonio individual o familiar. Ello le brindará seguridad en el futuro y le permitirá solventar los gastos para adquirir bienes y servicios.

¿Qué es el ahorro?

Es la porción de tu ingreso que no lo gastas y lo guardas para gastarlo o invertirlo posteriormente. El ahorro implica la postergación del consumo.

¿Para qué sirve?


Para enfrentar imprevistos.
Para lograr tus metas (casa propia, universidad, vacaciones, etc.)
Para capitalizarte.
Para invertir y generar riqueza.
Para ser libre financieramente.
Para comprar todo más barato.
Para vivir más tranquilo.

¿Cómo debo planear mi ahorro?


Debes proyectarte con metas concretas, realistas y medibles.

Concretas: debes tener un objetivo específico: un carro, una casa, vacaciones, la universidad, etc.

Realistas: es importante ser honesto consigo mismo y establecer metas racionales más no insensatas, por ejemplo, si ganas $2000 al mes puedes proyectarte para ahorrar en seis meses $1000, pero no $50000.

Medibles: cada cierto tiempo deberás comprobar el resultado de tu esfuerzo, si no lo mides sencillamente será muy difícil que lo consigas.

Para ahorrar, ¿qué me ayuda?

• Respirar y pensar antes de gastar.
• Ser perseverante en las actividades que te llevan a la meta.
• Ser organizado: tener facturas, revisar estados de cuenta de tarjetas
• de crédito, de cuentas corrientes, etc.
• Buscar opciones para bajar costos (haciendo una buena relación
• precio-calidad de las cosas).
• Someterte a tu presupuesto.
• Visualizarte con tu meta cumplida.

Y..., ¿qué no me ayuda?.

• Comprar por impulso.
• Ser inconstante.
• Ser desorganizado.
• Comprar lo que primero te ofrecen.
• No someterte al presupuesto que tú mismo creaste.
• Encogerte de hombros y decir "otra vez será, igual se vive sólo una vez..."

¿Dónde ahorrar?

En organizaciones establecidas y formales amparadas bajo las leyes del país en el que te encuentres y sometidas a las autoridades del caso.

No tengas tus ahorros en casa en efectivo y no inviertas con personas que te ofrecen rendimientos superiores a lo que el mercado paga, por lo general son estafadores.

Sugerencias para ahorrar:

• Ten cuidado de los gastos escondidos, éstos a fin de mes pueden sumar cientos o miles.
• Los caprichitos siempre salen caros.
• Revisa tu presupuesto de efectivo de manera permanente.
• Si llegares a tener más gastos ajusta tu presupuesto posponiendo otros egresos.
• Sométete a tu presupuesto.
• Sé perseverante.
• Gasta menos de lo que ganas.
• Involucra a tu familia o a seres queridos con quien vivas en tu plan de ahorro.
• Consume menos energía eléctrica.
• Usa el transporte público para ir a tu trabajo en vez de tu vehículo.
• Reemplaza tus artefactos domésticos cuando se hayan dañado definitivamente, o cuando sean obsoletos, mas no por modas.
• Trata de vivir bien pero modestamente.
• Enseña a tus hijos la virtud del ahorro y para qué sirve.
• Enseña a tus hijos el valor del dinero.

Que tengas un feliz día.

Felipe Arteaga

domingo, 30 de mayo de 2010

Herramientas básicas para ganar dinero en internét

No importa lo que otros digan, lo que usted necesita como mínimo para operar en internet es un sitio web, un nombre de dominio y servicio de hospedaje, una computadora con acceso a Internet, un medio para pagar y uno para recibir pagos (y muy recomendado: un autorespondedor).

Es inevitable...necesitará comprar cosas, especialmente cuando recién empieza. Le recomiendo que invierta y reinvierta tanto como pueda en educarse sobre todo lo respectivo al marketing por Internet, ya que esto es como cosechar y plantar más semillas para la próxima temporada.

Si continúa aprendiendo, entonces nunca se quedará atrás ¡y siempre se mantendrá actualizado y flexible a los cambios en caso de que lo necesite.

Dominio

Es importante que sepa que antes de comprar un dominio usted necesitará saber en que negocio se está metiendo y esto lo veremos en un tema más adelante, pero de igual forma, aquí veremos como comprar sus dominio web.

Recuerde SIEMPRE tomar un nombre que termine en punto com y si puede compre el punto net tambien para no tener problemas de ocmpetidores que lo quieran hacer quedar mal más adelante, cuando su negocio sea exitoso.


Trate de no comprar sitios web con líneas en medio, es decir: fulano-sutano.com.
Vemos este error vez, tras vez, tras vez y está comprobado que la mejor opcion es un nombre, todo junto y con punto com.

Hospedaje

Trate de comprar un servicio de hospedaje con las siguientes características mínimas:

• Capacidad de Bases de Datos: MSSQL, MySQL, MS Acces.
• Capacidad de Dominios: Aqui hay básicamente 2 opciones:

1. Comprar un hospedaje para cada dominio (más barato)
2. Comprar un hospedaje para varios dominios (más caro)

• Capacidad de Varios Lenguajes: Esto depende de que herramientas vaya a correr, pero por lo general que al menos tenga capacidad de PHP, ASP y las bases de datos mencionadas anteriormente.

• Capacidad de Transmisión (Bandwidth) y Capacidad de Disco: este factor depende totlamente de lo que trata su sitio web. Si es un blog, quizá necesite muy poco espacio. Si es un curso de videos, necesitará mucho de ambos.

• Sistema operativo: Nuestra preferencia es Linux vs Windows, pero no se intimide. El sistema de manejo dentro es igual. No es de programación propiamente, pero es importante que sepa.

Otras recomendaciones al comprar servicio de hospedaje, incluyen:

• No pague más de lo que necesita: Muchas personas adquieren un servicio pensando en futuro. Esto es ridículo puesto que la mayoria de servicios de hospedaje dejan ir incrementando sus capacidades conforme lo vaya requiriendo. Nuestra recomendación si lo puede pagar, es ir a KIOSK.

• No se deje engañar por la lista inmensa de software gratis que algunos ofrecen para incrementar el precio. Si bien es cierto que hay algunos que ofrecen estos servicios, se pueden conseguir por aparte o hacer instalaciones manuales.

• Si NO lo indica en el paquete, lo más seguro es que no lo incluye. A veces creemos que incluye alguna función el servicio de hospedaje y luego cuando lo compramos nos damos cuenta que no es así. Averigue y asegúrese 100% que lo tiene antes de gastar dinero.

Existen tutoriales totalmente gratis que le meustran cómo comprar un dominio y un servicio de hospedaje.

Sistema de Pagos y Cobros


A la hora de realizar pagos online, lo mejor es tener una tarjeta de crédito. Alternativamente puede obtener una cuenta de PayPal (es gratuita), para que pueda comprar información y servicios importantes que son necesarios para comenzar. Si en su país no existen Paypal, busque alguien que le pueda suplir los servicios de pagos por tarjeta de credito como su banco. Bancos más conservadores no le prestarán este servicio, pero báncos más modernos, ya se han subido al barco de la nueva era de tecnología digital y no será tan difícil.

Paypal funciona para recibir y realizar pagos, pero existen otros servicios más completos para acpetar pagos de tarjetas de crédito.

Esots sitios externos que funcionan como "prestamistas de servicios de cobro y pago", como este: 2CO. Con un servicio como éste, las empresas cobran por usted y luego le pagan.
Así que realmente no hay razón para no participar en esta nueva ola de mercado libre en la internet.
Fuente: ingresosenlinea.com

sábado, 29 de mayo de 2010

Por varias razones, dejé de fumar.

Empecé a la edad de 15 años, y hace un mes, después de estar fumando más de un paquete de cigarrillos al día y por 22 años, DEJÉ DE FUMAR.

Durante mucho tiempo, escuché a varias personas diciéndome que dejara de fumar, que eso era malo, que el daño que me estaba haciendo era muy grande, etc. Una y otra vez, eso me entraba por un oído y me salía por el otro sin hacer eco alguno. Yo seguía fumando y sin ningún interés en dejarlo.

Desde hace un poco menos de un año, mi hijo, de 8 años de edad, empezó a decirme, a sugerirme, que dejara de fumar, y aunque la mamá lo incitaba a decírmelo, era su tono, su rostro, su deseo, lo que me empezó a llamar la atención.

Otras personas me decían lo mismo, pero su tono, más en forma de regaño que de consejo, no me motivaban lo suficiente.

A comienzos de éste año, capacitándome sobre diferentes temas de superación, finanzas personales, ahorro, etc., hice un cálculo de cuánto dinero me costaba el cigarrillo al año, y el valor era de USD 650, +/- un 5%. Esto solamente contando el valor de las cajetillas, las mentas y las fragancias que utilizaba para no expeler tanto olor a cigarrillo. NO tuve en cuenta ningún valor en medicinas o consultas al médico a causa del consumo, pues no pude cuantificar ese valor.

Entre otros temas, también me estoy capacitando en autoayuda, ley de atracción, y motivación. Leyendo sobre ello, me llegó el mensaje de que yo podía lograr muchas cosas que me propusiera, si lo hacía con convicción y con fe. Empecé a pedir a Dios con devoción que me enseñara el camino, la forma de dejarlo.

Hace un mes aproximadamente, un compañero de trabajo, me suministró una información sobre un cigarrillo electrónico (el cual suministra Nicotina) y cómo una tía suya no había vuelto a consumir tabaco gracias a él. En ese momento pensé en todos los aspectos anteriores (mi salud, mi hijo, mis amigos, el ahorro de dinero, mis propósitos, etc.) y me dije a mi mismo que ese era el camino que Dios me había mostrado. Sin pensarlo dos veces, fui a comprar ese dispositivo y lo empecé a utilizar ese mismo día. El cambio fue inmediato, pues ese primer día solamente me fumé tres cigarrillos de verdad, y para el cuarto día ya no me fumaba ninguno. Pasados 10 días con el dispositivo, éste se averío. Ese fue el punto que determinó el cambio total. Fue entonces cuando con fuerza de voluntad y mucha entereza, decidí que ya no iba a utilizar más el dispositivo; que ya no necesitaba ni un solo cigarrillo, fuera real o electrónico. Y, aunque por garantía, me arreglaron el cigarrillo electrónico, NO lo volví a utilizar.

Pues bien, de eso ya hace 20 días, y aunque parezca poco tiempo, el mensaje que les quiero transmitir es que Dios nos dice las cosas de diferentes maneras y que el poder de la mente y la fuerza de voluntad te permiten alcanzar sueños y metas que antes creías inalcanzables.

Confía en ti mismo, confía en Dios. Tú puedes mejorar tu estilo de vida.

Que tengas un feliz día.

Felipe Arteaga

viernes, 28 de mayo de 2010

Todo lo que hago, lo hago bien hecho

No es lo mismo ser valioso que ser famoso – dijo el padre a su hijo cuando éste le comentó su visión del futuro.

Cuál es la diferencia? – Preguntó extrañado el pequeño.

-Un hombre valioso – prosiguió el padre – es aquel que hace todas las pequeñas cosas de su vida en grande, bien hechas. Y un hombre famoso es aquel rostro o nombre que todo el mundo reconoce.

-Cuáles son esas pequeñas cosas que se pueden hacer en grande?


-Ser un gran padre, un gran esposo, un gran trabajador, un gran ciudadano del país en que hayas nacido, en pocas palabras, tratar de ser grande en todo. Y lo más importante, un hombre valioso tiene la capacidad de apreciarse y de apreciar a otros. El mediocre tiene la motivación para despreciarse y despreciar a otros.

Una empresa valiosa es aquella que está formada por gente valiosa, un país valioso es aquel que está mayoritariamente integrado por personas valiosas. Por el contrario, una empresa mediocre, está formada por hombres mediocres y un país mediocre…….

El compromiso de una familia, de una empresa y de una nación debería ser el facilitar la formación de hombres y mujeres valiosos. Crear espacios suficientes para que la gente con potencial de progreso pueda desarrollar sus habilidades y talentos y pueda llegar a convertirse en personas consistentes, responsables y de gran calidad laboral o emprendedora, así como un ser humano íntegro en el aspecto familiar y moral.

Cada ser humano que habita en el seno de una familia, empresa o nación no debe esperar sentado a que sean creados estos espacios que le permitan superarse. NO. Lo que debe hacer es intentar crear espacios para mejorar. Debe, al menos, atreverse a buscar y a transitar por el camino que lo lleve a ser mejor.

Al empezar a escalar, en ese camino que queremos transitar de cambio, debemos encontrar un modelo a seguir, de carne y hueso, alguien que nos permita estar motivados y sea digno de nuestra admiración.

Hay que trabajar en nosotros mismos para poder ser buenos modelos también para nuestros hijos. Hay que trabajar para crear y encontrar espacios para mejorar. Y sobre todo, hay que tomar la responsabilidad de nuestro desarrollo.

De nosotros mismos depende, en gran medida, nuestro futuro, nuestro progreso. NO seamos mediocres, seamos valiosos. Todo lo que hagamos, hagámoslo bien hecho.

Que tengan un feliz día.

Felipe Arteaga

Algunos segmentos son extraídos del libro: Modelos de motivación, del escritor Enrique Reig.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Bettina, gracias por este artículo – No cometa los 12 errores financieros más frecuentes

En los actuales tiempos de crisis muchas personas están buscando otras opciones para ganar más dinero. Sin embargo, muchas veces se olvidan de la importancia de administrar sabiamente el dinero que ya tienen.

Por eso la respuesta a una situación económica deteriorada no es más dinero, sino más educación. Una vez que una persona haya adquirido conocimientos de manejo de dinero básicos, su situación va a mejorar aunque no necesariamente gane más dinero. Idealmente debería aprender a generar más ingresos con el dinero que ya tiene en sus manos.

Lamentablemente la educación tradicional no contempla el área de la educación financiera. Éste hecho, sumado a la tendencia actual al consumismo y a la facilidad de adquirir tarjetas de crédito que inducen a gastar más de lo que uno tiene, es la principal razón porque muchas personas están en problemas económicos actualmente.

La ignorancia en el tema de las finanzas personales lleva a las personas a cometer muchos errores financieros que pueden incluso llegar a ser fatales.

A continuación encontrará los 12 errores financieros más comunes que se nombran en el libro de Proverbios de la Biblia, escrito por el rey Salomón, el hombre más rico y más sabio del mundo:

1. Ser aval de otro:

El hombre falto de entendimiento se compromete, y sale fiador a favor del prójimo. (Proverbios 17:19)

2. La avaricia:

Hay quienes reparten y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo justo, pero vienen a pobreza (Proverbios 11: 24,25)

3. La falta de honestidad:

El peso y las balanzas justas son del Señor; Todas las pesas de la bolsa son obra Suya. (Proverbios 16:11)

4. Ser muy ingenuo cuando alguien trata de venderle algo:

El simple todo lo cree, pero el prudente mira bien sus pasos. (Proverbios 14:15)

5. El orgullo:

La recompensa de la humildad y el temor del Señor son la riqueza, el honor y la vida. (Proverbios 22:4)

6. La deuda:

El rico domina a los pobres, y el deudor es esclavo del acreedor. (Proverbios 22:7)

7. La falta de planificación:

Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza; Con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable. (Proverbios 24: 3 y 4)

8. Perseguir las riquezas rápidas:

El hombre avaro corre tras la riqueza y no sabe que la miseria vendrá sobre él. (Proverbios 28:22)

9. Ignorar a los pobres:

El que da al pobre no pasará necesidad, pero el que cierra sus ojos tendrá muchas maldiciones. (Proverbios 28:27)

10. Las apuestas:

La fortuna obtenida con fraude disminuye, pero el que la recoge con trabajo la aumenta. (Proverbios 13:11)

11. La negligencia:

También el que es negligente en su trabajo es hermano del que destruye. (Proverbios 18:9)

12. Comprar un bien antes de poder pagarlo:

Ordena tus labores de fuera y tenlas listas para ti en el campo, y después edifica tu casa. (Proverbios 24:27)

Que tengan un feliz día.

Felipe Arteaga


Sobre la autora del artículo: Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.
http://EducacionParaElExito.com
Fuente del artículo http://www.articulo.org/2937/bettina

sábado, 22 de mayo de 2010

Mi esposa, el dinero y yo: Cómo manejar esa relación?

A veces no es fácil, lo admito. No todos los miembros de una familia tienen la misma relación o conocimiento sobre el manejo del dinero. Existen casos incluso en que uno de los dos puede ser un buen administrador del dinero y el otro un excelente gastador del dinero. Ese balance debería ser positivo para no entrar en un problema que puede crear incluso, la separación de la pareja.

Entre ambos debe existir una comunicación clara sobre el dinero y el manejo del mismo en el hogar. Yo sé que no en la mayoría de hogares se comparten los gastos, también conozco de casos en los que uno de los dos esconde sus egresos o deudas para que su pareja no se entere, y eso, en ocasiones genera un problema mucho mayor. Si en realidad necesitan salir adelante JUNTOS, NO ESCONDAN NADA.

Si en el hogar los ingresos no alcanzan para cubrir las necesidades, se deben establecer unos presupuestos que permitan cortar gastos que NO sean de alta necesidad, para ello se deben poner de acuerdo entre ambos para ajustarse lo máximo posible a las necesidades REALES.

En ese presupuesto NO dejar por fuera ningún egreso y por favor, NUEVAMENTE, NO escondan bajo ninguna circunstancia el pago de tarjetas de crédito, deudas personales, etc.

Por ningún motivo, ojo, repito, POR NINGUN MOTIVO, intente dialogar con su pareja en un estado de tensión o en forma de queja o reclamo, con esto NO se llegará a obtener acuerdos.

Comparta con su pareja toda la documentación financiera, DIOS no lo quiera, algo podría pasarle a usted y su pareja debe ser quien maneje las riendas económicas del hogar. Si tiene seguros, bonos, acciones, etc., hágaselo saber. Infórmele sobre sus cuentas para que ella en determinado caso (si usted llegara a faltar) pueda hacerse cargo del hogar. Si usted no es de los que prefiere esta opción, por lo menos deposite esta información en alguien de mucha confianza para asegurarse de que no le va a faltar algo a su pareja o a sus hijos.

Si definitivamente es muy difícil llegar a acuerdos de tipo financiero con su pareja, asegúrese de dar ejemplo en la racionalización de los gastos, especialmente a sus hijos, y enséñeles con paciencia, los beneficios de manejar adecuadamente el dinero y las consecuencias de no hacerlo.

Recordemos también que el “Nosotros” depende de ambos, y si la economía de cada uno es fuerte, la sociedad será fuerte. Si uno de ellos tambalea financieramente, es bueno que se deje aconsejar, bien sea de su pareja o de un experto en la materia. Aunque el matrimonio es una sociedad, las finanzas del hogar parten, en muchas ocasiones, de una economía individual, y entre mas fuerte esté cada una, repito, mejores bases habrá en la del hogar.

Que tengan un feliz día.

viernes, 21 de mayo de 2010

El Banco le va a quitar su casa?

Una de las deudas que sin lugar a dudas genera mas estrés es la deuda hipotecaria, especialmente cuando se esta atrasado en los pagos de la misma al banco.

Cuando el tiempo de mora es muy alto, la sensación de que le van a quitar su casa es agobiante, empieza a pensar en sus hijos, en su futuro, hacia donde ir, que hacer, etc.

En ocasiones, la situación no depende ni de nosotros mismos. La situación económica del país puede afectar las finanzas personales inesperadamente y afectar todo nuestro balance.

Otro aspecto que puede afectar su deuda hipotecaria es la falta de conocimiento sobre el tema mismo, pues la verdad sea dicha, la mayoría de nosotros no tenemos la suficiente información financiera para elegir el tipo de préstamo, el banco, la tasa fija o variable, el plazo, etc.

Si usted esta atravesando por una crisis financiera personal y considera que conservar su casa puede ser difícil, le sugiero que consulte, que investigue, que se asesore. Existen oficinas encargadas de manejar temas especialmente de vivienda y los sistemas de financiación. Lo pueden asesorar en cuanto a lo que los bancos le han cobrado, si usted ha pagado demás en su crédito, a la forma de refinanciar los créditos, etc.

En ocasiones, la asesoría le puede salir gratis o con un valor muy bajo por el servicio.

Los expertos en finanzas reconocen a los bancos como grandes explotadores. Para ellos, la falta de conocimiento en materia financiera por la mayoría de los usuarios, es su mejor herramienta; la que le genera billones y billones de ganancias cada año.

Pregunte en su país por las organizaciones de ayuda y/o asesoría a los usuarios del sistema financiero.

No se de por vencido.

Feliz día

martes, 18 de mayo de 2010

Consejos para salir del endeudamiento

Son muchas las personas que se encuentran con un nivel de endeudamiento muy importante, y algunas en una situación verdaderamente desesperada.

Cuando el problema ya es grave, la solución lamentablemente no es sencilla y requiere de muchos sacrificios. Pero también nos permite aprender, y no volver a caer en la trampa de los pagos mínimos.

Cualquier plan para salir de deudas implica que uno pueda pagar, por lo menos, el pago mínimo mensual de todas sus tarjetas de crédito, y un poquito más. Si uno verdaderamente no puede, entonces tiene que tomar otras medidas adicionales de las cuales hablaremos más adelante.

Los pasos a seguir son:

Reconocer y enfrentar. 

El primer paso para resolver cualquier problema es reconocerlo. Tenemos que reunir los últimos estados de cuenta de todas nuestras tarjetas de crédito y sumar los saldos para ver cuánto es nuestra deuda total. De esta manera, habremos calculado la dimensión del mismo y tendremos una fotografía completa de la situación en la que estamos metidos.

Esconder tarjetas. 

Nuestro objetivo fundamental es resolver nuestro adeudo. Por lo tanto, debemos evitar a toda costa seguir usando nuestras tarjetas y de esta manera, incrementarlo. No las portemos con nosotros y no las tengamos a la mano. Es mejor guardarlas en un lugar seguro, para evitar cualquier tentación, y acostumbrarnos a pagar todo en efectivo por el momento.

Preparar un plan de acción

Primero debemos escribir en un papel el monto total de los ingresos netos mensuales que recibimos, es decir, libres de impuestos. A continuación, nuestros gastos fijos: renta o pago de hipoteca, teléfono, gas, luz, escuelas, televisión por cable, etcétera. Ahora, tenemos que estimar nuestros demás gastos, basados en las notas que conservamos, como por ejemplo: supermercado, transporte, etcétera. Con esto, podremos ver qué gastos podemos recortar, por ejemplo, televisión de paga, celulares o la línea telefónica de la casa, entre otras cosas, si nuestro problema es muy grave y necesitamos forzosamente cortar todo lo no indispensable para vivir.

Debemos recordar que para poder salir lo más pronto posible de nuestro problema, debemos destinar la mayor cantidad de dinero posible en el pago de nuestras deudas.

Finalmente, uno debe restar sus gastos de sus ingresos para ver cuánto tenemos disponible para destinar a nuestros acreedores. Este monto debe ser suficiente para cubrir con el pago mínimo de todas nuestras tarjetas y un monto para hacer pagos adicionales. En caso contrario, queda muy claro que vivimos fuera de nuestras posibilidades, por lo que debemos remediar esta situación lo antes posible para evitar mayores problemas.

Listar y ordenar. 

Tenemos que hacer una lista de lo que debemos en nuestras tarjetas de crédito, de la siguiente forma: Nombre de la Tarjeta, Saldo Total (Deuda), Tasa de Interés, Pago Mínimo y Fecha de Pago. Luego, ordenarlas tomando el criterio de poner primero la que tiene una tasa de interés más alta, y así sucesivamente.

Priorizar los pagos

Tenemos que pagar el mínimo en todas nuestras tarjetas, para evitar caer en mora, y todo el monto adicional que nos quede para este efecto, lo tenemos que asignar a la tarjeta que nos cobra la tasa más alta de interés. Esto nos permite pagar la deuda más cara primero.

Ni el mínimo

¿Y si no nos alcanza para los mínimos y un poco más?

En este caso, estamos en un problema muy severo, que por lo general requiere de soluciones que por lo general son muy duras. Lo que se puede hacer en estos casos, para aplicar el plan mencionado arriba, es: Vender un activo. Por ejemplo, nuestro auto, o alguna joya familiar.

El empeño no es una opción en este caso porque por lo general es un préstamo de corto plazo, con tasas de interés altas (en ocasiones similares a las que cobran las tarjetas de crédito), y donde nos otorgan una fracción del costo de un artículo que podríamos perder en caso de que no podamos pagar este préstamo.

Dinero adicional. 

Si tenemos ahorros, probablemente tendremos que usarlos para pagar una parte de nuestros créditos, ya que la tasa de interés de éstos es mucho más alta que la que podemos recibir en cualquier lugar por nuestras inversiones. O bien, quizá podamos obtener un segundo trabajo, que nos brinde una fuente adicional de ingresos.

Como último recurso, quizá podamos obtener algún préstamo de la familia o de la empresa donde trabajamos, que nos sirva para pagar completamente nuestros adeudos con las instituciones financieras, a modo de quedarnos únicamente con un crédito a una tasa de interés mucho más baja.

Que le puedes enseñar a tus hijos sobre finanzas?

Este artículo lo encontré en la página de Bettina Langerfeldt, importante emprendedora y conocedora del tema de finanzas en la familia. Quise compartirlo con ustedes en mi blog.

"Si usted estudia detenidamente el curriculo de sus hijos, va a encontrar que ellos van a adquirir conocimientos acerca de muchas areas de la vida, pero no del area financiera.

¿Por que? 
 
Es una buena pregunta, ya que se supone que el esfuerzo de enseñarles tanta materia con el fin de que puedan ganarse la vida algun dia, deberia estar acompañado con un minimo de instrucion sobre que hacer con ese dinero una vez que este en sus manos. (Ademas de gastarla, por supuesto.)

Sin embargo, mi intencion no es cuestionar el sistema de educacion actual, sino tan solo demostrar que nosotros como padres no podemos esperar que nuestros hijos aprendan algo acerca del manejo del dinero en la escuela.

¡Por lo tanto, es nuestra tarea!
 
Y es un tema de suma importancia. Basta con mirar el nivel de endeudamiento y la escasa preparacion para la vejez de los adultos alrededor nuestro para entender que se necesita más que un buen sueldo para asegurarse economicamente.
 
¿Como entonces podemos enseñarles acerca de este tema si nosotros mismos hemos recibido una escasa educacion en el area de manejo e inversion del dinero?
 
Lo mas facil es aprender junto a ellos. A continuacion le entrego varios datos que mi marido y yo usamos para preparar a nuestros hijos en el area financiera:
 
1.- Ya que nosotros fuimos bastante ignorantes en el tema, nos empezamos a instruir con libros financieros y compartiamos todo lo aprendido con ellos.
 
2.- Les contamos de nuestra manera de planificar nuestros gastos desde que nos habiamos casado y junto con ellos analizamos nuestros errores y nuestras concepciones equivocadas.
 
3.- Los llevamos al banco con nosotros y les enseñamos el lenguaje bancario: tasas de interes, deposito a plazo, fondos mutuos, etc. Tambien los llevamos a conocer a nuestros ejecutivos de cuentas para que les hagan preguntas.
 
4.- Los instruimos en el manejo adecuado del dinero. Siempre los inspiramos a pensar como pueden generar dinero en vez de simplemente gastarlo.
 
5.- Les ayudamos a tener sus propios pequeños negocios para que aprendan acerca de contabilidad basica, ventas, servicio al consumidor, marketing, compras de insumos, etc
 
6.- Jugamos juegos con ellos que fomentan la mentalidad empresarial. Monopoly y Cashflow son excelentes. Tambien existe un juego nuevo de origen mejicano llamado K'BBAN. Lo puede encontrar en www.kbban.com.mx
 
7.- Uno de los ingredientes mas importantes de una buena educacion--en cualquier area-- son los mentores. Ya que no son tan faciles de encontrar en el area financiera (ya mencione que ni en el colegio, ni en la gran mayoria de las universidades existen) nosotros resolvimos llevar a nuestros hijos a conferencias de negocio." 

Fuente: Bettina Langerfeldt 

miércoles, 12 de mayo de 2010

Existen dos tipos de deuda: La buena y la mala - 2a Parte

En el artículo ANTERIOR vimos que hay diferentes criterios para determinar si una deuda es “buena” o “mala”.

Ahora, veamos ¿qué pasa si combinamos los diferentes criterios? Estas son las posibles combinaciones que podemos formar (y algunos ejemplos):

Flujo Negativo de Dinero, Valor Decreciente

Un ejemplo de este tipo de deuda es el automóvil que tienes para tu uso personal.
El valor es decreciente porque su precio de mercado (precio al que lo podrías revender) disminuye con el tiempo.

El flujo de dinero es negativo, porque no te genera ingresos directamente y te causa gastos (mantenimiento, lavado, combustible, etc.).

Aunque se puede argumentar que tu automóvil te genera ingresos indirectamente porque lo utilizas para ir a trabajar, la forma de verlo es que si dejaras de trabajar, el automóvil por sí mismo no generaría ningún ingreso.

Flujo Negativo de Dinero, Valor Creciente

Un ejemplo de este tipo de deuda es la casa donde vives.

El valor es creciente porque su valor de mercado tiende a aumentar con el tiempo. No siempre aumenta, pero casi siempre.

El flujo de dinero es negativo, porque tampoco te genera ingresos directamente. Y de la misma forma que con el automóvil, te causa gastos de mantenimiento.

Flujo Positivo de Dinero, Valor Decreciente

Un ejemplo de este tipo de deuda sería un automóvil que compraste para que trabaje de taxi.
El valor es decreciente, porque el automóvil va perdiendo su valor. De hecho, de forma más acelerada que tu propio automóvil porque tiene un uso más fuerte.

El flujo de dinero es positivo porque —idealmente— los ingresos del taxi cubren los pagos de la deuda, gastos de mantenimiento y te dejan una ganancia.

Flujo Positivo de Dinero, Valor Creciente

Un ejemplo de este tipo de deuda sería una casa que compras para arrendarla a otra persona.
El valor es creciente, de la misma forma que con tu casa propia el flujo de dinero es positivo, porque —idealmente— los ingresos del arrendamiento cubren los pagos de la deuda, mantenimiento y te dejan una ganancia.

¿Cómo se puede aplicar esto a tu economía personal?

Viendo las posibles combinaciones, puedes notar que financieramente lo mejor es una deuda con un flujo positivo de dinero con un bien cuyo valor crezca con el tiempo.

¿Significa esto que no deberías comprar automóvil o casa? No.

Lo que significa es que deberías tener una forma de compensar los flujos negativos de las deudas “necesarias” como un automóvil o una casa.

Generalmente, estos flujos negativos son cubiertos con los ingresos de tu empleo. El problema es que los ingresos de tu empleo estarán ahí sólo mientras tengas empleo. Sin embargo, los pagos de la deuda de tu automóvil seguirán ahí, ¡aunque no lo utilices!

Lo mejor que puedes hacer antes de endeudarte es no solamente buscar formas de conseguir dinero para el pago inicial, sino buscar también formas de crear flujos positivos (aparte de tu empleo) que cubran los pagos de la deuda y que te dejen ganancias. Incluso puedes utilizar tu propio automóvil o casa para crear flujos positivos aunque tu los utilices principalmente. Podrías arrendar parte de tu casa o prestar servicio de transporte con tu propio vehículo.

Por otro lado, también es importante que prestes atención a las deudas que no tienen ni posibilidades de ganar valor con el tiempo ni de generar flujos positivos. Por lo general, este tipo de deudas se llaman “caprichos”.

Comprar un televisor nuevo difícilmente creará flujos positivos y definitivamente pierde valor con el tiempo. Financieramente, lo mejor es que ¡no te endeudes por caprichos! 

Fuente: www.enplenitud.com

lunes, 10 de mayo de 2010

Existen dos tipos de deuda: La buena y la mala.

En el ámbito de las finanzas personales es común escuchar que las deudas sean clasificadas como “buenas” o “malas”. Sin embargo, no siempre los criterios son los mismos. En este artículo comparto los criterios que pueden utilizarse para clasificar las deudas en buenas o malas. En la segunda parte, encontrarás algunos ejemplos y otras conclusiones que pueden obtenerse de esta clasificación.

Criterios

Estos son los criterios por los que considero que vale la pena clasificar las deudas:

• El cambio de valor que pueda sufrir lo que se adquirió
• El flujo de efectivo que pueda proporcionar lo que se adquirió
• La tasa de interés de la deuda

Examinemos cada caso.

Valor del Bien

El bien que se adquirió por medio de una deuda puede aumentar su valor o disminuir su valor con el tiempo. Si el valor aumenta con el tiempo es una deuda buena y si el valor disminuye con el tiempo es una deuda mala.
Este es el criterio que utilizan quienes clasifican comprar una casa como una deuda buena, ya que por lo general el valor de los bienes raíces tiende a aumentar con el tiempo.

Flujo de Efectivo

Si el flujo de efectivo neto que te proporciona el bien que se adquirió por medio de una deuda es positivo, es una deuda buena y si es negativo, es una deuda mala. Es importante notar que me refiero al flujo de efectivo neto. Esto es la suma de los ingresos que te proporcione el bien, menos los pagos que tengas que hacer por la deuda.

Este es el criterio que utiliza Robert Kiyosaki. El clasifica la deuda de comprar casa como deuda buena sólo si pone dinero en tu bolsillo.

Tasa de Interés

Si se utiliza la tasa de interés para clasificar una deuda, sólo se puede hacer una clasificación relativa. Es decir, no se puede decir si una deuda es buena o mala sin compararla con otra deuda. En otras palabras, unas deudas son mejores que otras.
Si la deuda A tiene una tasa de interés menor que la deuda B, la deuda A es mejor que la B. En este caso, el dinero que te prestó un amigo sin cobrarte intereses es mejor que la deuda de una tarjeta de crédito.

Traslapes

Como podrás haber notado, estas tres formas de clasificar deudas tienen cierto traslape. Una deuda puede ser buena de acuerdo al valor del bien pero mala de acuerdo al flujo de efectivo. Esto crea una serie de combinaciones que permiten entender de mejor forma las deudas. En la segunda parte, encontrarás más ejemplos de estos traslapes y otras ideas con relación a tus deudas.

Fuente: www.economiapersonal.com

sábado, 8 de mayo de 2010

Crecer con lo adverso - Gonzalo Gallo

Es asombroso que un niño de la calle llegue a ser Nobel de Medicina, y eso lo logró el genetista italiano, Mario Capecchi, en el 2007. Escucha su relato: "Cuando tenía tres años y medio los nazis se llevaron a mi mamá, Lucy Ramberg, a un campo de concentración.

Ella, que me criaba sola, lo presentía, vendió todo y me dejó al cuidado de unos campesinos del Tirol, ya que mi padre nunca vio por mí. Pero ellos, al poco tiempo me tiraron a la calle y allí sobreviví con una pandilla de chiquillos. Fue duro.

En 1945, mi madre fue liberada de Dachau, me buscó 18 meses y me encontró. Yo tenía 11 años. Después fuimos a América, aprendí a leer y a escribir, tarde, pero ya sabía todo sobre la vida: me las había ingeniado para sobrevivir. Lo que aprendí en la calle me sirvió después como investigador: no rendirme y una cierta intuición del porvenir. En la calle aprendí a confiar en mí, y hoy enseño a mis alumnos a ser pacientes y querer lo que hacen. La gratificación no es inmediata, pide mucho tiempo, esfuerzo y dedicación. Todo lo adverso nos sirve para crecer.

Es una sabia lección, y si hoy estás en el suelo, serénate, suelta lo que te abruma y respira calmado. Es el momento de confiar en Dios y de asumir la adversidad con una amorosa aceptación. Sólo con una fe de acero puedes hacer una catarsis, renovarte y persistir. Dios te dará su luz para saber qué puedes cambiar y qué necesitas asumir sin resistencia. Resistirse es desgastante, te quita la paz y lo único que logras es aumentar la desazón. Piensa en el limitado que pinta con los pies, no pelea con el destino y se acepta tal como es. Piensa en el enfermo que lleva más de diez años en una cama y, sin embargo, conserva viva la fe y está en paz. Todo es posible cuando amas y confías, todo es posible si eres paciente como nuestro Nobel.

Ten presente que la palabra Éxito se escribe con la misma E de los valores que necesitas para alcanzarlo:

1. Ante todo Entusiasmo, o sea ímpetu, ganas desbordadas, fuertes deseos y un optimismo arrollador. Todos los triunfadores derrochan energía y esa fuerza interna les da poder para insistir, cuando los asedia el desaliento.

2. Necesitas Entrega o dedicación a algo con disciplina y una persistencia infatigable. Pocas veces se conquista algo fácilmente y detrás de los grandes logros siempre hay grandes esfuerzos.

3. Precisas Empatía con todos los que te rodean para unir y generar sinergia. Con empatía tus relaciones son armoniosas, porque eres sensible a las necesidades de los demás.

4, Por último, todo es mejor con Espiritualidad, es decir, en sintonía con Dios y cuidando tu alma. El poder espiritual es el más grande de todos y cuando el espíritu está fuerte y convoca, la mente y el cuerpo lo siguen. Avanza aunque soportes lo peor y te toque estar en la calle como Capecchi. Cree con toda el alma que "lo adverso nos sirve para crecer".


oasisggg@uniweb.net.co
Gonzalo Gallo González

viernes, 7 de mayo de 2010

Dinero y ahorro: la importancia de las decisiones diarias

Todos los días, incluso con las decisiones más cotidianas, se está definiendo tu futuro económico y financiero...

Constantemente somos bombardeados con mensajes publicitarios que nos dicen cómo podemos ser hermosos, felices y exitosos. Claro que, para conseguirlo, seguramente necesitaremos gastar una importante cantidad de dinero. Todo sea por el éxito… Para proyectar la imagen de éxito, debemos tener un automóvil opulento —no importa que debas pagarlo por diez años más—.

Para ser hermosos, debemos marcar un número 0800 y ordenar una revolucionaria crema anti-edad que nos saque de la cara diez años en una semana. Así es. Y para ser cool, debemos tener los últimos colores en nuestras prendas. ¿Correcto?

Podemos resistir a estos imperativos. Pero si les hacemos caso, podríamos descubrir que el florecimiento de la felicidad asociada a una compra se marchita en unos pocos días o semanas.

A veces, puede tomarnos una vida aprender que el dinero no alcanza a comprar cosas capaces de producir satisfacción permanente —o al menos duradera—.

Cada día enfrentamos distintas opciones que podrían costarnos o ahorrarnos gran cantidad de dinero, incluso en una pequeña escala si se las proyecta en el tiempo.

Examinemos el caso de comprar productos y servicios más baratos o más caros, y veremos cuánto podemos ganar sobre la diferencia si invertimos en una cuenta jubilatoria de impuesto diferido.

Servicios personales


Las opciones: Estar bien arreglado es esencial. Por lo general, necesitamos cortarnos el pelo cada cuatro o seis semanas. ¿Necesitamos servicio de manicura? Esto puede ser discutible. Los hombres pueden acudir a barberías o salones unisex y gastar, pongamos por caso, $ 12 en un corte de cabello. Sin embargo, las mujeres seguramente gastarán más.

Pero lo que gastas en un corte de pelo puede variar dramáticamente de un establecimiento a otro. Hay cadenas de peluquerías que cobran $ 13 por el corte, más un extra de $ 5 por el secado y el alisado. No obstante, muchos establecimientos cobran USD 40 o más por los mismos servicios, y es difícil distinguir la diferencia en calidad de unos y otros.

El beneficio: Digamos que te cortas el cabello 10 veces al año por $ 24 incluyendo propina contra $ 48 que pagarías en el salón. Te ahorras $240 al año. Invierte esa cantidad en una cuenta de impuesto diferido ganando el 8% anual y en 30 años tendrás $ 27,188.

Si utilizas un alicate y una lima para uñas en lugar de hacerte la manicura cada dos semanas (y gastar $17 en cada ocasión), podrías ahorrarte más de $50.000 en 30 años.

Electrodomésticos


Aquí, no tenemos que lavar la ropa a mano o refregarla contra las rocas. Por el contrario, tenemos gran cantidad de opciones. Ahora recuerda: el objetivo es que tu ropa esté limpia. Pero, tal vez, lo que tú quieres es proteger tu estatus comprando electrodomésticos de moda, llenos de colores y diseños ultra modernos.

Convengamos que no es difícil saber cómo tus invitados habrían de impresionarse del lavarropas que tienes en el sótano.

El beneficio: si decides gastar, pongamos, $650 por el conjunto de lavadora y secadora en lugar de gastar $2.517 por uno más caro, estarías ahorrando $1.867.

Invierte de una sola vez esa cantidad en una cuenta jubilatoria de impuestos diferidos a una tasa del 8%, y en 15 años (aproximadamente el tiempo que necesitarás reemplazar tu lavadora y tu secadora) este importe habrá crecido a la suma de $6.000.

Cenar afuera

Las opciones: la comida suele ser el punto débil de muchas personas, y con frecuencia nos metemos en problemas monetarios por culpa de nuestro paladar.

Sin dudas, hay algo encantador en esto de disfrutar de riquísimos platillos sin tener que cocinar ni limpiar posteriormente. Fácilmente podemos justificar tal gasto con el argumento de que trabajamos duro y nos merecemos una recompensa.

Y es así que nuestros instintos voraces nos llevan hacia restaurantes de calidad, donde los camareros atentos, los variados menús, la música suave, y los manjares exóticos nos aguardan. No existe una manera científica de calcular cuánto ahorraríamos al comer siempre en casa, pero intentaremos arriesgar unos números aproximados.

Digamos que una cena para dos cuesta unos $85, incluyendo impuestos y propina. Las entradas de mariscos —lubina de mar chilena con salsa de mango y atún empanizado con ajonjolí con lo mein y ensalada de algas—, unos $18 cada una; el aperitivo de calamares fritos, $9; más tres vasos de vino Cabernet Sauvignon a $8 cada uno. Haz esto cada sábado por la noche y gastarás unos $4.420 por año. Desde luego, necesitarás comer los sábados por la noche, lo hagas o no en un restaurante.

En consecuencia, imaginemos que preparas en casa unos deliciosos fettuccinis con vieiras frescas en aceite de oliva y grandes cantidades de ajo y queso parmesano. El costo de esta comida: aproximadamente $18.

Además, al cocinar en casa sabes exactamente qué tipo y qué cantidad de grasas hay en tus alimentos. Agrega una botella de vino por $12, y habrás gastado unos $30.

El beneficio: si evitaras ir a comer afuera los sábados y en cambio cenaras en casa, tus ahorros al año ascenderían al $2.860. Pero no seamos tan rígidos. Suponte que vas una vez al mes en lugar de ir una vez a la semana, de modo que los gastos de las cenas en restaurantes mensuales más la cena en casa de los sábados ascienden a $2.220 al año. (12 x $85 = $1.020 + $1.200 por 40 cenas en casa).

Resta eso de los $4.420 que gastarías si cenaras afuera todos los sábados, y ahorrarás $2.200 al año. Invierte esa cantidad por 30 años en una cuenta de impuestos diferidos al 8% anual, y tendrás ahorrado cerca de $250.000 para gastar en lo que quieras.

Este tipo de decisiones pueden parecer no muy importantes sobre una base diaria, pero con el tiempo pueden hacer una gran diferencia. Lo que hoy parece insignificante, en algunos años podría hacer una gran diferencia en tu vida.

Que tengas un maravilloso día.

Felipe Arteaga

Fuente: www.enplenitud.com

Cómo ser feliz?

Al abrir los ojos por la mañana dite a ti mismo:

Qué maravilloso es estar con vida!
Este día me debe ir mucho mejor que ayer. Nunca te olvides de que tú controlas tu propia vida. Convéncete:

"Yo estoy a cargo de lo que me pase, yo soy el único responsable"
. Alégrate cuando te dirijas a tu trabajo. Siéntete feliz de contar con un empleo en estos tiempos de crisis económica.

Aprovecha al máximo tus ratos de ocio
. No te sientes ni empieces a flojear cuando puedes estar divirtiéndote o disfrutando de algún pasatiempo.

No te dejes agobiar por tus problemas económicos. Para los más de nosotros, que no podemos darnos el lujo de ser extravagantes, sencillamente ahorrar dinero para adquirrir un artículo caro puede darnos un sentimiento de gran satisfacción.

No te compares con los demás; la gente que lo hace tiende a la melancolía. Sé menos crítico. Acepta tus limitaciones y las de tus amigos.

Concéntrate en tus habilidades y en las de ellos. Mejora tu sentido del humor. No te tomes demasiado en serio.

Trata de encontrarle el lado humorístico a los momentos de adversidad
. Toma tu tiempo. No trates de hacer todo a la vez. Sonríe más, más a menudo, a más gente.

Felicidades! El tiempo te obsequia un libro en blanco. Lo que en él escribas será de tu propia inspiración.

De ti depende elegir la tinta arco iris de la dicha o la gris y opaca del desaliento y la amargura, las palabras dulces y hermosas del lenguaje del amor o el relato tenebroso y destructor del odio.

Fuente: Juan David Gómez

miércoles, 5 de mayo de 2010

20 claves sobre cómo manejar mejor su dinero - 2da parte

A través de estos puntos, tendrá la facilidad de planear sus gastos, enfrentar los imprevistos que se le presenten, cumplir con sus objetivos financieros y ahorrar; de tal forma que pueda tener tranquilidad para usted y su familia.

11.- Aunque no lo crea, es importante que tenga en mente y determine cuánto tendrá en su Afore cuando se retire.

Haga sus cálculos de acuerdo con el salario que tiene actualmente y suponiendo que éste será constante, junto con los incrementos que lógicamente se darán por la situación económica del país; piense también que en el caso de que los precios aumenten, aumentará su sueldo.

Averigüe cuánto tiene ya acumulado y si hasta el momento en su Afore no lleva depositada una gran cantidad de recursos, puede ser porque usted es muy joven o tiene poco tiempo de cotizar en este sistema. Todo esto debe contemplar para proyectar la cantidad de su retiro al momento de pensionarse. Si tiene dudas consulte su caso particular con el asesor de Afores.

12.- Investigue opciones que le ayuden a aumentar el dinero que recibirá en el momento de su pensión, por ejemplo por medio de las Afores o contratando un seguro de vida o con un plan de retiro independiente.

13.- Confirme sus antecedentes crediticios, para que sepa si es posible obtener un crédito en el momento que lo requiera y de acuerdo a sus planes, metas y objetivos.

14.- Si sus antecedentes crediticios no son muy buenos, entonces haga todo lo posible por mejorarlos pagando lo necesario.

15.- Si usted paga impuestos como asalariado, manténgase siempre al corriente; ya que una declaración fuera de límite de tiempo puede provocar un fuerte desequilibrio en sus finanzas, ya que además de la cantidad que va a pagar, tendrá que cubrir multas y recargos acumulados.

16.- Tal vez piense que es muy pronto, pero es mejor y muy importante, tener su testamento listo, así podrá asegurarse en vida de que su patrimonio quede en buenas manos; además de que les evitará a sus seres queridos, el que tengan que realizar largos y costosos trámites.

17.-Mantenga en un lugar seguro, todos los documentos de importancia como sus estados de cuenta, contratos, pólizas de seguro y todo lo demás relacionado a sus finanzas y que tenga que ver con su familia. Es muy importante que su cónyuge este enterado de este lugar, para que así pueda encontrarlos en un momento de emergencia.

El lugar puede ser una caja de seguridad en el banco o en su hogar; además tenga a la mano una copia de ellos en otro lugar, ya que por si alguna razón los originales se destruyeran o perdieran, necesitará las copias para realizar los trámites y comprobar la autenticidad de éstos.

18.- Siempre este preparado para enfrentar cualquier situación; por supuesto que nadie quiere pasar por un divorcio o muerte de algún familiar; pero es mejor ser precavido.

19.- Pida ayuda, si usted cree no poder cumplir con estos consejos para mejorar sus fianzas personales, acérquese a alguien de su confianza y que además tenga conocimiento sobre el tema, como un asesor financiero.

20.- No se quede con dudas, acerca de cómo manejar su dinero o como su asesor lo está haciendo, aclárelas, investigue y nunca invierta en algo que no conozca o que no entienda. Y si a pesar de esto no logra sentirse tranquilo, no dude en pedir otras opiniones o en llevar su dinero a otro lugar.

Fuente: www.economia.com.mx

20 claves sobre cómo manejar mejor tu dinero - 1ra Parte

A través de estos puntos, tendrá la facilidad de planear sus gastos, enfrentar los imprevistos que se le presenten, cumplir con sus objetivos financieros y ahorrar; de tal forma que pueda tener tranquilidad para usted y su familia.

1.- Revise su patrimonio. Reste a todas sus propiedades el total de lo que usted no tiene o lo que debe. Esta operación le dará como resultado una cantidad de dinero, la cual podría ser su balance familiar. Realice este ejercicio mensualmente para determinar si las acciones que está tomando, son las correctas para mejorar su economía personal y familiar.

2.- Aprenda a organizarse. Sea consciente de que lo principal es pagar sus deudas antes que pretender ahorrar dinero. Si en este momento tiene una deuda que le cobra un interés bajo, analice y si su plan financiero se lo permite, probablemente no sea necesario pagar la totalidad de ésta con el fin de no descapitalizarse y poder destinar ese dinero a otros rubros, como el ahorrar. Decida qué asuntos tienen mayor prioridad, cuáles son más cercanos de alcanzar y los que más convenga cumplir.

3.- Si le es posible, trate de no gastar el dinero que le aumenten o que reciba de manera adicional, por ejemplo: le pagaron un dinero que prestó, un bono por productividad, su reparto de utilidades, horas extras, gratificaciones, etc. Mejor ¡ahórrelo!.

4.- Reserve una parte de su dinero para emergencias. Es muy importante tener disponible cierta cantidad de dinero para cubrir emergencias como: la atención médica de algún integrante de su familia; de preferencia, procure que este dinero esté invertido en alguna cuenta bancaria que sea segura y de la que pueda disponer del dinero en un plazo conveniente, así generará intereses por encima de la inflación. Si utiliza este dinero sólo para emergencias e imprevistos, le ayudará a no convertir "el dinero ahorrado" en "dinero para emergencias".

5.- Considere el invertir su dinero en un seguro
. Si usted destina de manera constante como parte de sus gastos mensuales, trimestrales o semestrales, cierta cantidad de dinero para mantener protegido su hogar, la salud de la familia, su auto y sus pertenencias más valiosas; a la hora en que se presenten desafortunados sucesos y que ampara su seguro, no se verá en apuros económicos. Actualice sus pólizas en el momento necesario, considere que lo inevitable son de las pocas cosas que no se planean y pueden dañar su economía y sus planes financieros.

6.- Use adecuadamente sus tarjetas de crédito, trate de no usar mucho su o sus tarjetas de crédito, recuerde que son para los imprevistos o aprovechar alguna oportunidad que con ellas se ofrezca. Tenga sólo las necesarias y utilícelas con mesura.

7.- Si no depositan su salario en una cuenta bancaria de nómina, abra una cuenta de ahorros o de cheques, deposite su sueldo y organice su dinero a través de su cuenta, así no lo gastará todo de una vez y lo podrá administrar de la mejor manera.

8.- Tome en cuenta y analice todas sus posibles fuentes de ingresos y si le es posible busque otras nuevas, como por ejemplo: contemplar la posibilidad de emprender un nuevo negocio, de vender lo que ya no utiliza e incluso calcular el monto de su pensión.

9.- Si el caso lo permite, es mejor planear y manejar las finanzas de la familia con su pareja, así ambos estarán enterados de los movimientos de su dinero y entre los dos pueden dar buenas y mejores ideas para emplearlo.

10.- Coordínese en caso de que lo tenga, con su asesor encargado de llevar sus finanzas familiares; juntos revisen y controlen los estados de cuenta, los recibos, los reportes de sus inversiones, los contratos, las fechas de vencimiento de las pólizas de seguros, etc.


Fuente: www.economia.com.mx

lunes, 3 de mayo de 2010

Ahorros con calentadores solares. Una realidad inexplorada.

En estos tiempos en los cuales el dinero que se paga por los servicios públicos es muy alto, y que es tiempo en que debemos de tomar conciencia del calentamiento global, y considerando que el ahorro y la inversión es la mejor manera de hacer crecer el patrimonio familiar, es hora de invertir en la instalación de calentadores de agua solares.

Aquí encontrará algunas razones por la que es práctico instalar paneles solares en su negocio o el hogar, si su espacio y presupuesto se lo permiten.

• El calentador de agua solar proporcionará agua con una temperatura promedio entre 50 y 60 grados.

• Un modelo de 150 Litros alcanza a entregar agua caliente para 3 o 4 personas (Con un promedio de 30 a 40 Litros de Agua por persona).

• El calentador solar funciona sólo en el día pero mantiene el agua caliente durante 24 horas debido a que se almacena en tanques térmicos que sólo pierden entre dos a cinco grados de temperatura

• Hay agua caliente, incluso en días nublados.

• Se puede mezclar un calentador solar con un boiler a gas, para que nunca falte agua caliente. El calentador solar de agua y el boiler se instalan en serie, es decir, uno después del otro, por lo que el boiler respalda al sistema solar y siempre habrá agua caliente.

Algunos consejos para el uso del calentador solar

• Durante el baño, trate de usar la menor cantidad de agua posible, para lograr el máximo aprovechamiento de la que está almacenada en el termo tanque. Si puede, invierta en llaves ahorradoras de agua.

• De preferencia, báñese usted y su familia en la tarde o noche, que es cuando se tiene la mayor temperatura del agua en el termo tanque.

• Limpie periódicamente la cubierta del colector solar, para eliminar la suciedad que disminuye la eficiencia del equipo.

Ahorre e Invierta

Hay que considerar la instalación de un calentador solar de agua como una inversión, y no como un gasto. El ahorro en gas permitirá recuperar el costo del equipo en un periodo de entre 2 y 4 años, dependiendo de la cantidad de gente que habita la casa y de sus hábitos de limpieza. Una vez recuperada la inversión, será ahorro puro durante los siguientes 16 años, ya que se estima que la vida útil de un calentador solar es de 20 años en promedio. (Mucho más tiempo que un boiler)

Considerando un tiempo de retorno de nuestra inversión, significa que el dinero colocado en un calentador solar nos estaría dando una utilidad del 25% anual.

¿Quien le da ese rendimiento con tan poco riesgo?

Ahorro también en los negocios


Este tipo de calentadores también están siendo utilizados en los negocios donde se requiere agua caliente. Existen negocios donde se pueden instalar hasta 3 calentadores para la pequeña industria.

Que tengan un maravilloso día.

Felipe Arteaga

Fuente del artículo: www.economia.com.mx

domingo, 2 de mayo de 2010

LA REALIDAD DEL DINERO

Hace un año aproximadamente, cuando llevaba poco tiempo de salir de la Universidad y comencé a emprender mis primeros negocios, recuerdo muy bien una ocasión en que mi mamá le comentó a una tía, la cual estaba muy mal económicamente, que yo ya era todo un hombre de negocios, le contó sobre lo que estaba emprendiendo y dijo que en unos años ya iba a estar bien ricote (ya saben cómo son algunas mamás jaja), y entonces mi tía se volteo hacia donde yo estaba y me dijo; “¿Para qué quieres tener tanto dinero? ¿No crees que es mejor ser Feliz?”, y bueno, yo me quede un poco sorprendido por su comentario y sólo le dije que las 2 cosas se podían, pero inmediatamente después cambiaron de tema y ya no siguió la conversación.

No quise volver a tocar el tema pero me quede reflexionando sobre su comentario y entonces entendí el por qué de su situación económica, y es que así como mi tía, hay muchísimas personas que piensan que el dinero es malo, y que todo lo malo en el mundo está asociado con el dinero, pero esto no es para nada cierto. El dinero no es bueno ni malo, lo malo es lo que algunas personas hacen con el dinero, o lo que hacen para conseguir el dinero, pero eso ya depende de la moral y la educación de cada persona, y así como se pueden hacer cosas malas con el dinero, también se pueden hacer cosas buenas.

Esta mentalidad negativa hacia el dinero la mayoría de las veces tiene raíz en nuestra infancia. Desde chicos, nuestros padres, la religión, la escuela, la televisión, u otros medios, nos meten éstas ideas a la cabeza, quedan grabadas en nuestro inconsciente, y si no hacemos nada para cambiar ésta forma de pensar, seguramente afectarán nuestra situación económica en un futuro.

Pero esta idea de que el dinero es malo, no es la única idea que nos programan desde niños y que puede afectar nuestra situación económica, también nos hacen creer que el dinero es muy difícil de conseguir y que lo mejor que podemos hacer es estudiar para que en un futuro podamos encontrar un empleo seguro, con el que podamos mantenernos a nosotros mismos y a nuestra familia, trabajar duro para mantenerlo, si es posible subir de puesto, y después jubilarnos y vivir de nuestra pensión. Nos dicen que si no vamos a la universidad y obtenemos un título, no tendremos palancas y nos costará todavía mucho más conseguir trabajo. Sin embargo, sea cual sea nuestra situación, un empleo seguro y bien remunerado debería de ser nuestra única opción.

Lo que nunca nos enseñan es que hay más posibilidades, y que a base de capacitación, trabajo, ahorro e inversión, las personas pueden crear activos que trabajen para ellos, y de ésta manera puedan aumentar cada vez más sus ingresos mientras ellos trabajan cada vez menos, logrando así su libertad financiera, obteniendo más tiempo libre para disfrutar con sus seres queridos, y liberándose totalmente de las preocupaciones económicas.

Pero como nunca se enseña esto, hay muchas personas que viven en una rutina laboral diaria que no disfrutan para nada, viviendo al día, gastando todo lo que ganan, e incluso gastando antes de tener dinero, y en lugar de crecer en ahorros, crecen en deudas. Lo peor de todo es que la mayoría no hace nada para mejorar su situación, se resignan a ser pobres toda su vida, se privan de intentar nuevas cosas que rompan lo tradicional, critican a los ricos y al dinero, programan a sus hijos con las mismas ideas falsas, y encima, aunque suene contradictorio, son los que más se quejan por la situación económica.

Está claro que el dinero no hace la felicidad por sí solo, hay otros factores mucho más importantes que el dinero para lograr la felicidad, pero la realidad es que el dinero es indispensable para darnos una buena calidad de vida. Sólo díganme, ¿A quién no le gustaría lograr la libertad financiera y tener dinero para viajar por todo el mundo, o para pagar a otros para que hagan cosas que no nos gusta hacer, o para pagar un costoso tratamiento contra alguna enfermedad, o para tener más tiempo libre para pasarlo con nuestros seres queridos? Hay muchas cosas que se pueden hacer con dinero y libertad financiera, y que nos pueden brindar felicidad.

Muchas personas, a causa de esta mala relación que tienen con el dinero, ahorita mismo estarán pensando que lo dicho anteriormente es muy difícil de conseguir, sin embargo, la realidad es que hoy en día hay oportunidades para todo mundo; se pueden comenzar negocios desde inversiones muy bajas, y se puede ir creciendo a base de trabajo, ahorro e inversión, todo depende de la determinación de cada quien por alcanzar sus sueños. Yo sé que el camino que hay que recorrer para lograr la libertad financiera es más largo para unos que para otros, por causas muchas veces fuera de nuestro control, pero todo tiene solución, y todo es posible, sólo hay que cambiar nuestra mentalidad y tomar acción.

Por lo tanto te invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas; ¿Qué es el dinero para ti? ¿Cuál es tu relación con él?, ¿Vives bien con lo que ganas? ¿Crees que tu vida mejoraría si tuvieras más dinero?… Si piensas que tu vida puede mejorar con más dinero, ¿Cuáles son tus metas para conseguirlo? ¿Estás haciendo algo para cumplirlas?



Fuente del artículo http://www.articulo.org/4672/miguelmt