lunes, 26 de julio de 2010

El poder del amor propio conecta la paz y la grandeza de los seres humanos

Por Margot Guiovana Fuentes Barbosa


Si no estás dispuesto a amarte a ti mismo hoy, entonces no te amarás mañana. Cualquier excusa que tengas hoy, la tendrás mañana. Quizás esa misma excusa, la tengas dentro de 20 años e incluso abandones esta vida aferrado a ella.

Dices que te amas por qué tienes un buen automóvil, porque tienes un buen salario o porque siempre andas a la moda. Déjame decirte, que no eres el carro que conduces, no eres lo que tienes en tu cartera y no eres la ropa que usas.



Lo más importante es el ser, no el tener. Para tener necesitas primero "ser". Y el "ser" es aquel que se ama sobre todas las cosas. Hoy es el día que puedes amarte a ti mismo totalmente, sin expectativas de ninguna clase. Solo siendo tú, encontrando tu conexión con tu poder interior y dandote tu verdadero valor.




Esta es una reflexión, para decirte que cuando conectas con tu ser y dejas de pensar en los demás, el universo se abre para atraer toda la prosperidad de manera infinita. “Saber amarse así mismo” es tal vez, el gran secreto de la humanidad que aún cuesta aplicar.




Los expertos señalan que cuando la gente comienza a amarse a sí mismo cada día más, resulta verdaderamente sorprendente cómo mejora su vida. Se sienten mejor, logran el trabajo o negocio que quieren y por ende empiezan a ver la abundancia en todas las áreas de su vida y el dinero empieza a fluir, como una fuente infinita.


Sus buenas relaciones mejoran, en tanto que las negativas se disipan y se inician otras nuevas. El amarse a sí mismo nos ayuda a ver las cosas de otra manera, con positivismo, más objetivo. Esto no quiere decir que nunca tendremos retos que enfrentar, pero será el como reaccionamos ante ellos lo que marcará la diferencia.


Se trata de una premisa muy simple: amarse a sí mismo. Quizás sea un término demasiado simplista, pero se ha descubierto que las cosas simples son, por lo regular, las más profundas. En el diario acontecer se podría decir que son muchos, los que se ocultan de sí mismos, sin saber siquiera quiénes son. No saben qué sienten ni qué quieren, tampoco pueden dar a otros. La vida no es otra cosa que un viaje de autodescubrimiento, cuando se toma conciencia del amor propio.


El amarnos a nosotros mismos (autoestima) no significa ser egoístas; antes bien, nos abre la posibilidad de amarnos lo suficiente para amar a otras personas. Realmente podemos ayudar al planeta de manera individual, cuando salimos de un espacio pleno de gran amor y gozo.


El poder que creó este increíble Universo a menudo ha sido llamado amor. Dios es amor. También con frecuencia escuchamos la aseveración: “el amor hace que el mundo siga girando”. Esto es absolutamente verdadero. El amor es el agente aglutinante que mantiene unido a todo el Universo.


El amor tiene el significado del aprecio profundo. Cuando se habla de amarnos a nosotros mismos, no es otra cosa, que reconocer que debemos apreciar intensamente quiénes somos. Ello implica la aceptación: física, nuestras pequeñas peculiaridades, nuestras vergüenzas, las cosas que no hacemos bien y también todas las maravillosas cualidades que poseemos. Aceptamos la totalidad de lo que somos con amor e incondicionalmente.


No obstante, para la mayoría de los seres humanos, el amamos, se ha condicionado a bajar de peso, a obtener un cargo laboral con un salario mayor, el amor de nuestra pareja, o el de los amigos, tener el carro soñado, o el viaje, en fin... la lista es innumerable. Sin embargo, si decidimos amarnos y aceptarnos tal y como somos, podremos transformarnos y amarnos. Lo importante es que empecemos a reconocernos y vernos desde nuestra grandeza, desde nuestra consideración o compasión por nosotros mismos, que nos conectemos con nuestra alma y con nuestra voz interior.


Todos los seres humanos hemos venido a este planeta con dones o talentos divinos, que sin darnos cuenta hemos abandonado o ignorado. Ya es hora de hacer esa conexión con estos dones y mirar más allá de lo que está enfrente nuestro, es decir que debemos abrir los ojos y observarnos. Escuchar nuestra voz interior, tener fe en nuestra intuición y conectarnos con la sabiduría universal.


No se necesita esperar al mañana para transformar nuestro sentimiento de amor por nosotros mismos, y comprender que los seres humanos evolucionaremos cuando comprendamos que el amor por nosotros mismos, transforma las vibraciones del universo y despierta en la humanidad el sentido de la solidaridad, esa que nos hace falta, por estos días en que algunos mandatarios del mundo, prefieren hablar de guerra y no de amor, con talde mantener su poderío y mantener su ego en la cúspide.


Que tal si en vez de tantas discusiones y palabras cargadas de agresividad, eligieran optar por el camino del amor y comprender las necesidades del otro, despertar mutuamente el sentido de la consideración por sus semejantes y comprender que para Dios no hay fronteras, ni países, sino seres humanos.


El amar comienza en casa. La Biblia dice: "Ama a tu prójimo como a tí mismo"; pero con demasiada frecuencia hacemos caso omiso de las últimas palabras: como a ti mismo. En realidad no podemos amar a alguien, a menos que el amor se inicie en nuestro interior. El amarnos es el don más importante que podemos darnos, porque cuando amamos a quienes somos, no nos lastimaremos a nosotros mismos ni a nadie más.


Con paz interior no habría guerras, pandillas de maleantes, terroristas ni personas sin hogar, ni niños en las calles pidiendo lismona, y siendo explotados por los adultos, ni ancianos abandonados, ni mujeres maltratadas, ni abusos, contra los más débiles, No habría mal-estar, sida, cáncer, o enfermedades, pobreza ni hambruna. Así pues, esta es una prescripción para la paz del mundo: tener paz dentro de nosotros. Paz, comprensión, perdón y más que ninguna otra cosa, amor. Dentro de nosotros está el poder para efectuar estos cambios.


El amor es algo que podemos elegir, de la misma manera que optamos por la ira, el odio o la tristeza. Podemos elegir el amor. Es una elección que siempre está dentro de nosotros. Comencemos ahora, en este momento, a elegir el amor, pues esta es la fuerza curativa más poderosa que existe y en la que el mundo debe andar. La evolución del hombre no está en los malsanos poderes de los gobernantes, ni en la riqueza, está en abrir y elevar nuestra conciencia a un nivel superior. ¡ES HORA DE DESPERTAR!

4 comentarios:

  1. Si no nos queremos a nosotras mismas, cómo vamos a ser amadas como de verdad queremos?

    ResponderEliminar
  2. ok, yo entiendo el concepto de amarse uno mismo... pero ¿Cómo se logra eso? con paz interior pero que ejercicios, que vicios, o hábitos debemos cambiar...

    ResponderEliminar
  3. Hola Elisa. Primero considero que debes analizar tu vida y pensar precisamente en lo que sería adecuado cambiar. Te pongo un ejemplo, este año para mi ha sido de cambios radicales que han aumentado mi autoestima, mi amor propio y mi forma de ver las cosas, así como mejoras en mi estado físico. Dejé de fumar, rebajé 7 kilos de peso, estoy haciendo ejercicio de 2 a 3 veces por semana, he hecho cambios positivos desde el punto de vista financiero, hice cambios en mi vida sentimental,etc. Si la actitud es la adecuada, podemos hacer grandes cosas por nosotros mismos. Ánimo, tu puedes.

    ResponderEliminar
  4. Si desean conocer un poco mas sobre como visualizar la vida de una mejor forma, escríbanme al correo felipe@felipearteaga.com ó felipearteaga50@gmail.com, les puedo recomendar algo muy positivo. Que tengan un maravilloso día.

    ResponderEliminar