miércoles, 25 de agosto de 2010

El poder de las palabras

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella,tienen poder e influyen positiva o negativamente.

Las palabras curan o hieren a una persona.

Por eso mismo, los griegos decían que la palabra era divina y los filósofos elogiaban el silencio.



Piensa en esto y cuida tus pensamientos, porque ellos se convierten en palabras, y cuida tus palabras, porque ellas marcan tu destino.

Piensa muy bien antes de hablar, cálmate cuando estés airado o resentido y habla sólo cuando estés en paz.

De las palabras depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

Una cometa se puede recoger después de echarla a volar, pero las palabras jamás
se podrán recoger una vez que han salidode nuestra boca".

Las palabras tienen mucha fuerza, con ellas podemos destruir lo que hemos tardado tanto tiempo en construir.

Cuantas veces una palabra fuera de lugar es capaz de arruinar algo por lo que hemos luchado, cuantas veces una palabra de aliento tiene el poder de regenerarnos y darnos paz.

Las palabras insultantes o despectivas nunca han creado algo edificante. Con el uso de expresiones agresivas, lastimamos a las personas provocando heridas, creando resentimientos y dolor , que se volverán a nosotros, …

La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado papel y la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado.

Las palabras son la manifestación de nuestro mundo interior, al cuidar de nuestro lenguaje purificamos nuestro mundo interior.

Muchas enfermedades son únicamente el producto de nuestros pensamientos desequilibrados. La violencia, las mentiras, el resentimiento y tantas otras cosas existen y conviven con nosotros en este mundo. Ante ello tenemos que cultivar cualidades de amor, verdad y gratitud, creando un sólido mundo interior en donde la bondad y la verdad brillen; para luego extender este mundo interior a las personas de nuestro alrededor.

Una palabra amable: puede suavizar las cosas.
Una palabra alegre: puede iluminar el día.
Una palabra oportuna: puede aliviar la carga.
Una palabra de amor: puede curar y dar felicidad.
Una palabra irresponsable: puede encender discordias.
Una palabra cruel: puede arruinar una vida.
Una palabra de resentimiento: puede causar odio
Una palabra brutal: puede herir o matar.

¡Las palabras están vivas! Bendicen o maldicen, alientan o abaten, salvan o condenan!

Si todas nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.”

De ti depende si las usas para bien o para mal, tanto para ti como para los demás.

Habla de tal manera que en tu alma y en la de los demás quede la Paz

2 comentarios:

  1. Vaya que si es cierto. Las palabras mal utilizadas hacen un daño que no nos alcanzamos a imaginar.

    ResponderEliminar
  2. Leo con detenimiento y con agrado tus comentarios y los aportes que subes a este blog,para exprimirlos y retomar conceptos de vida que a veces se pierden en la rutina. Gracias Felipe por que en muchas ocasiones esta clase de reingeniería interior a la que nos invitas, hace falta en la cotidianidad.
    Un abrazo
    Rafamonsa

    ResponderEliminar