lunes, 13 de septiembre de 2010

5 mitos sobre la infidelidad

Cuando la infidelidad traspasa las puertas de nuestra relación de pareja, experimentamos el engaño, la desorientación, como si se detuviera el tiempo, sin saber cuál dirección tomar.
Sufrimos al punto de creer que nuestra vida no vale, que no somos absolutamente nada; nos sentimos completamente vacíos y defraudados. Cuando tu pareja te ha sido infiel, se rompe esa apertura, compañerismo, transparencia y, en su lugar, se instala una barrera. Esa barrera con el tiempo puede desaparecer o, por el contrario, convertirse en un muro de división permanente.


¿Qué es lo hace que quedemos tan disminuidos por un acto que comete nuestra pareja? ¿Por qué es que duele tanto? Básicamente, porque la infidelidad atenta contra la seguridad de uno mismo, con el amor que uno se tiene, con la autoestima. Por otro lado, como hemos elegido querer más a una persona que a otra, nos cuestionamos la validez de nuestros valores y de nuestra elección: "¡Qué tonto que he sido pensando que..., confiando en...!".

Cuando no hemos llegado a un "acuerdo de fidelidad", por lo general, cada miembro de la pareja vivimos la infidelidad de nuestra pareja de maneras distintas. Por ello, lo que es infidelidad para algunos, para otros no lo es.
De la misma manera, hay diferentes reacciones frente a la infidelidad. Están las personas que quieren saber todos los detalles, preguntando: "¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? "; y hay otras que, después de la infidelidad, buscan hacer como que esa situación nunca existió, negándola, guardándola bien adentro, y creyendo que sólo fue un sueño.
Al principio, surgen sentimientos de querer abandonar, matar, vengarse, etc. Cuando logramos estar más calmados, y pensar, puede surgir la culpa. Te sentirás culpable, y creerás que la culpa de todo lo que estás viviendo es tuya. En esos momentos de desesperación, debes recordar todo lo que vales, que esta experiencia no la viven una pequeña minoría de las parejas, y que es posible superarla.
Al buscar salidas, tratando de resolver la situación infidelidad experimentada, surgen algunos mitos que nos impiden ser coherentes en cuanto a continuar o disolver la relación de pareja. Te proponemos considerar los siguientes 5 mitos con respecto a la infidelidad.
1er. Mito: Cuando hay amor, no hay infidelidad...
Algunos piensan que en una relación fundamentada en el amor, el compromiso de fidelidad es un hecho. La verdad es que el desgaste de la relación en algún momento nos pasa factura y el compromiso de fidelidad ya no es el mismo que al principio de la relación. Puede ser que ambos ya no se sientan comprometidos, o que sea asumido por tan sólo una parte de la pareja. Es difícil de entender, pero muchos matrimonios se "mantienen" por el compromiso tácito de un miembro de la pareja: "me comprometo contigo aunque tú no te comprometas conmigo".
Cuando existe verdadero amor, la presencia de la infidelidad puede ser el aviso dramático para que reestructurar la relación bajo un nuevo contrato, actualizado de acuerdo a las nuevas realidades o, por el contrario, la forma evidente o escondida de terminar en forma unilateral lo que se encuentra vigente.
De esta manera, por duro que parezca, cuando alguien comprometido en una relación de amor comete un acto de infidelidad, está pidiendo actualizar una relación que tiene fallas o, está diciendo que ella ya terminó.
2do. Mito: Cometió infidelidad porque faltaba algo...
Otro de los mitos más frecuentes, cuando alguno comete infidelidad, es argumentar que la motivación es porque el otro miembro de la pareja no le está dando algo, o porque, supuestamente, a la pareja le estaba faltando, un condimento.
No se puede negar que a toda relación le falta algo. Hay muchas personas muy enamoradas de su pareja a pesar de algunas carencias y, sin embargo, por más que surge la tentación de la infidelidad, no optan por ella.
3er. Mito: Si fue infiel una vez, lo será siempre...
También está el mito de que si te lo hizo la primera vez, te lo hará una segunda, y tercera, y las veces necesarias.
Algunos creen que esto funciona así: "Ya que una vez obtuvo el perdón, lo volverá a repetir ya que su pareja siempre estará allí para perdonarle; sólo habrá un enojo y luego lo olvidará".
Por diversos motivos, puede ser que algunos matrimonios funcionen bajo este círculo vicioso de caída – perdón, pero están los que fueron infieles una única vez y no más. Muchos infieles han reconocido que "gracias" a la infidelidad han llegado a mejorar su relación de pareja, en la sexualidad, la pasión pérdida, el interés por el otro, un mayor aprecio, etc.
4to. Mito: Se perdona cualquier cosa, menos la infidelidad...
Quizás este sea el mito más extendido; y más cuando la infidelidad tiene una connotación sexual. Entendemos que es un desafío grande, pero no imposible.
Considera los esfuerzos que hace tu pareja por volver y evalúa si quieres seguir o no con ella. No dependas de los consejos u opiniones de tus amigos, ya que ellos te aconsejaran que no vuelvas, cuando serán ellos los primeros en volver en una situación similar. Debes pensar en ti, y hacer lo correcto para tu vida. Y si te equivocas, al restaurar a tu pareja, podrás rectificar tu decisión.
5to. Mito: Los hombres son más infieles que las mujeres...
Quizás por el rol de mayor autoridad que se le ha otorgado al hombre, a nivel cultural, se haya llegado a la conclusión de que los hombres son más infieles que las mujeres, pero no es así.
La diferencia puede estar en una cuestión cultural. No está tan mal visto cuando el hombre es infiel, ni en su núcleo familiar, entre sus amistades y ni hasta por su pareja. En cambio, aún hoy, la mujer es mal vista por su familia, su pareja difícilmente la perdone, y las amigas no estarán tan a gusto para apoyarla.
Día a día esto va cambiando, y se están equiparando las cosas. Pero en cuanto a la medida, es exactamente igual, tanto el hombre como la mujer pueden ser igual de infieles. A veces, la infidelidad de la mujer es menos notable porque ella es más planificadora y precavida. Quiere conquistar a su amante, y no quedarse con sólo una noche de placer. Generalmente se involucra con alguien que ve seguido, y no arriesga por una noche, sino que le gusta seguir con la conquista. El hombre, en general, lo hace por sexo, sencillamente por eso y para sentirse hombre.
¿Cómo prevenir las infidelidades?
Te proponemos una serie de preguntas que te ayudarán a prevenir la infidelidad en la pareja. Puedes responder a estas preguntas y compartirlas con tu pareja. También, puedes invitar a tu pareja a que las responda y podrán comparar las respuestas.
(1)    ¿A qué llamo fidelidad, en mi relación de pareja?
(2)    ¿Cuándo consideraría que mi pareja me ha sido infiel?
(3)    ¿Qué concepto de fidelidad e infidelidad tiene mi pareja? ¿Le he preguntado?
(4)    ¿Tengo un acuerdo, con mi pareja, en cuanto a los límites entre ser fiel e infiel?
(5)    ¿Cómo quisiera que mi pareja reaccionara si yo le soy infiel?
La experiencia nos ha mostrado que, cuando las parejas buscan responder a estas preguntas, surgen diferencias entre ellas. Pero más allá de alarmarnos por las diferentes respuestas, es un buen medio para tratar de llegar a un acuerdo de fidelidad y para marcar los límites que ambos se comprometen a no pasar. Estos límites forman parte del acuerdo de relación y, más allá de coartar la libertad individual, promueve la seguridad en la relación y la confianza mutua.

2 comentarios:

  1. El articulo esta mas que claro, increiblemente bien escrito y me parecio hasta sensible, gracias por escribir de esta forma.
    Amo a mi esposo, me case a los 16 años con la mentalidad de "para toda la vida" tuve tres hijos con el y su primera infidelidad fue cuando nacio el ultimo de nuestros hijos, la segunda fue en el año 2004 y la tercera en el 2009, siempre lo perdone, y si por mi hubiera sido no me hubiera querido separar de el porque creo que todo se puede arreglar. Tengo 42 años y me siento devastada con la decision de el del divorcio, divorcio que me pidio despues de enterarse que en enero del 2010 yo estuve con otro hombre. Decidir què hacer y còmo reaccionar ante este tema en mi vida y sobre todo continuar con una vida que no tengo porque todo lo que yo hacia giraba alrededor de el ha sido de lo mas dificil y complicado a lo que me he tenido que enfrentar.

    ResponderEliminar
  2. Doris, gracias por hacernos conocer tu opinión. Es un aporte muy valioso. Estoy seguro que tomar decisiones de esa índole son un asunto que marca nuestras vidas, a veces para bien, otras no tanto. Ten presente que tu vales demasiado como persona y tu manera de afrontar la situación marcará tu futuro cercano y tu felicidad. Aférrate a ti misma y a tus hijos (por lo menos en sentimiento si no los tienes cerca). Demuéstrate a ti misma lo mucho que te quieres. Ese es un importante punto de partida en busca de una nueva oportunidad. Y no digo que tenga que ser al lado de otra persona. Ser feliz solamente lo decides tú.

    ResponderEliminar