martes, 28 de septiembre de 2010

Autoayuda y superación: Un cambio de pareja. Cómo lo decides?

El amor puede irrumpir en nuestras vidas sin esperarlo conscientemente, aunque secretamente lo soñemos.
De pronto, una persona nos atrae y tiene el poder magnético de cambiar nuestras vidas y modificar nuestra percepción, haciendo que lo veamos de una manera única, que puede o no coincidir con lo que esa persona es en realidad.

Es difícil razonar cuando nos sentimos atrapados por un enamoramiento, pero todo ser humano puede tomar distancia suficiente para poder aclarar su perspectiva y ver bien quién es ese otro que está haciendo tambalear sus estructuras.


Hasta las personas más racionales han cedido y se han arriesgado a vivir amores imposibles, pero siempre han tenido que pagar con grandes sufrimiento el costo consecuente.

Siempre la renuncia previa va a ser menos dolorosa, cuando aún podemos manejar la situación y darnos cuenta de las cuestiones insalvables que a la larga malograrán la relación y la harán imposible. Porque una vez que nos hayamos involucrado emocionalmente y más íntimamente, estaremos condenados sufrir grandes padecimientos.

La persona que no es capaz de pensar antes de relacionarse con alguien afectivamente, tiene muy baja su autoestima y cree que no es digna de ser feliz.

Otra cualidad que no debe faltar en una pareja para lograr mantenerla, es la estabilidad del carácter, porque una persona estable difícilmente cambie radicalmente, tenga altibajos ni dudas inexplicables e inesperadas y no sea capaz de comprometerse con lo que elige.

Si queremos una relación pasajera, sin compromiso, podemos elegir a personas inestables pero cuidándonos de involucrar nuestros sentimientos.
La vida puede ser una fiesta o una experiencia tenebrosa, nosotros somos los que elegimos qué tipo de vida queremos vivir y eso dependerá de nuestra manera de pensar.

Existe mucha gente capaz de tener una relación estable y duradera, pero sólo las podrán encontrar en los lugares que suelen frecuentar las personas que tienen esas intenciones. No van demasiado a los boliches ni entablan relaciones en la calle, por lo general se las llega a conocer por medio de algún amigo bien intencionado que los aprecie a ambos y que sepa quiénes son ustedes.

También pueden ser útiles los encuentros por medio de intermediarios serios, porque exigen plantear de antemano las características de personalidad de cada uno y las expectativas e intenciones de ambos.

No es aconsejable dejar para después hacerle saber al otro lo que esperamos de él, con la ilusión de que podremos ser capaces de cambiar su visión y sus valores; porque la realidad nos enseña que nadie puede cambiar demasiado en la vida y menos en poco tiempo.
Los hábitos poco saludables y las adicciones son obstáculos muy difíciles de salvar.
Una cosa es tener una relación madura y satisfactoria y otra muy diferente estar dispuesto a colaborar para terminar con la adicción que tiene otro; porque cada persona es libre y decide como vivir su vida y el cambio nunca viene de afuera, sino de adentro, de manera que se puede hacer muy poco por quienes no tienen una genuina decisión interna para hacerlo.

Elijan ser felices y encuentren a una persona como pareja que les guste y que les permita pensar racionalmente, porque el verdadero amor trasciende el enamoramiento, que es algo maravilloso pero que dura poco y que suele disolverse en el aire como una pompa de jabón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario