martes, 5 de abril de 2011

¿Quién no ha tenido un mal día?

Todo parece oscuro y aburrido, muchas veces sin razón aparente y nosotros experimentamos mayor sobrecarga de lo que sería normal si analizáramos las circunstancias de nuestra vida objetivamente.

Quizás acabemos de explotar en un ataque de ira incontrolada o estemos sumidos en un estado de depresión con pequeños brotes autodestructivos. La sensación aplastante es que "ya no podemos más".

En el mejor de los casos nos sentimos solos, incomprendidos y frustrados. En el peor, nos sentimos consumidos por la culpabilidad y un incipiente estado de odio a uno mismo. En cualquier caso, si queremos recuperar nuestro poder personal necesitamos pasar a la acción y tomar las riendas de nuestra vida emocional. Igual como de vez en cuando es necesario ordenar nuestros armarios, tirar cosas y recolocar lo que nos queremos quedar un poco mejor, también es necesario hacer de vez en cuando una limpieza emocional a fondo.

Cómo piensas y como te sientes influye negativamente o positivamente en tu Vida: quizás no puedes quizás no puedes controlar lo que te pasa, pero siempre puedes controlar como reaccionas a lo que te pasa. Aunque para esto se requiere la actitud y enfoque adecuados.

Tal y como sean tus pensamientos habituales, va a ser tu mar emocional. Si haces por tener pensamientos positivos, generosos, de autoestima y confianza en ti mismo y de confianza en los demás, lo más probable es que tus días oscuros sean los menos. Si, por el contrario eres una persona que se centra siempre en lo negativo y vas buscando culpables por todo, puede que habitualmente te sientas enfadado y deprimido y acumules odio contra los demás y contra ti mismo.

La buena noticia es que tú decides si te ahogas en un océano de negatividad o te bañas en un mar de preciosas aguas cristalinas. Las posibilidades son infinitas.

EJERCICIO: ¿Cómo es uno de tus malos días? ¿Estás ahora en un momento gris? Evalúa tu grado malestar actual y mira si puedes identificar las causas. No tengas miedo de reconocerlas. Cada pista es un pequeño tesoro de transformación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario