martes, 9 de agosto de 2011

Superación Personal - El tamaño del sufrimiento


Por: Felipe Arteaga

Hace unos días, estuve observando una charla del sacerdote Juan Jaime Escobar sobre la felicidad. Algo particularmente me llamó mucho la atención y fue un comentario que hizo sobre “El Tamaño del Sufrimiento”.

A todos, creo, sin excepción, nos han pasado situaciones o eventos desafortunados en la vida, los cuales han traído un sufrimiento de tamaños o índoles diferentes, según cada individuo. Para unos, el sufrimiento es más grande que para otros, aún cuando el suceso sea el mismo.
 
Yo no quiero decirte hoy de qué tamaño debe ser tu sufrimiento, pues cada ser humano posee una capacidad de asimilación diferente.  Lo que sí puedo decirte es que, primero: No deseo que sufras, y segundo: Por ser algo inevitable en la vida (sucesos que nos producen algún tipo de sufrimiento), no deseo que ése sufrimiento te marque de manera que te impida progresar o seguir adelante ante diversas situaciones que se te puedan presentar.

Si la situación que se te presenta es muy dura, enfréntala, no le huyas porque siempre te estará persiguiendo.  La muerte de un ser querido es una situación difícil de sobrellevar, sin embargo, si eso pasa, mi consejo es que sigas adelante con tu vida, busca el camino para que esa partida no te afecte por mucho tiempo. Si te quedaste sin empleo, no eres el único ni el primero, a mi también me pasó y llegaron nuevas oportunidades laborales, incluso mejores.  Si te separaste y te sientes ahogado, recuerda que Dios aprieta pero no ahorca. Llegará una nueva oportunidad.  Existe un dicho en mi país que he aplicado con éxito en mi vida: No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Nada es eterno, ni siquiera el sufrimiento.

En la vida, sin temor a equivocarme, son más las situaciones que nos traen felicidad que las que nos generan sufrimiento. Una sonrisa de alguien que nos atrae, un empleo nuevo, un deporte que nos apasione, las ocurrencias de nuestros hijos, sus primeros pasos, etc.etc.

En una balanza podemos colocar la sumatoria de ambas situaciones, y veremos que la felicidad pesa más que el sufrimiento.  Partiendo de esa base, y haciendo alusión a lo que he dicho desde hace mucho tiempo, la felicidad es una decisión, un camino que yo elijo seguir.  Yo decido ser feliz porque yo quiero, porque lo merezco, porque Dios me ama y así lo quiere.  Soy yo, quien no debo  tergiversar las cosas y escoger otro camino, el de sufrimiento. 

No: Yo Decido Ser Feliz por Convicción.  Porque soy especial y diferente.

Hoy deseo que tu felicidad pese más que tu sufrimiento y te invito a tirar la balanza hacia la primera, verás que la vida empieza a tener un sentido diferente.

Que pases un maravilloso día.

10 comentarios:

  1. Hola Felipe.
    Es interesante como la vida nos va enseñando. Nos da un poco de todo, y nos va templando.. y como expresas en tu artículo, cada quien decide en que enfoca su atención.
    Supongo que con la edad, vamos aprendiendo: aceptar lo que no se puede cambiar (como una pérdida), acorta el tiempo de sufrimiento.
    Brian Tracy dice: En lo que tú te enfoques crecerá. Yo decido enfocarme en todos los detalles maravillosos que la vida me ofrece.
    Un saludo Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arely, creo que tienes muchas razón cuando dices que la edad nos va enseñando. Ojalá los jóvenes de hoy día vieran lo maravillosa que es la vida y las bendiciones que tenemos. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Gracias Felipe, mu motivador tu post.Si contamos cada pequeña cosa que nos hace felices, seguramente, pesaran mucho mas en la balanza, que los momentos tristes.
    Te dejo saludos.
    Andrea Torres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrea. Como dices, son tantas las pequeñas cosas que nos hacen felices. Un abrazo, una caricia, una mirada, un empleo, la sonrisa contagiosa de un niño(a), un bello atardecer que nos evoca recuerdos maravillosas, etc. sumando todo ello, la vida es grandiosa. Porque no ser felices entonces?

      Eliminar
  3. Yo a veces pe pregunto, porque somos infelices? Tu artículo es bien claro; eso es lo que escogemos. Conocí una señora que vive en una vereda y debe subir unas 5 cuadras por un monte empinado para llegar a su humilde casa y a veces, en invierno, no puede pasar el lecho de una quebrada; pero hablando con ella, se dá uno cuenta de que ella escogió ser feliz y lo lindo es que contagia ese sentimiento.
    Muy motivante tu artículo Felipe. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese tipo de personas son las que necesitamos más a nuestro alrededor, als que contagian felicidad, las que nos hacen ver lo maravilloso de todo lo que dios puso en nuestro camino. Gracias Luis.

      Eliminar
  4. 100% en todo lo que nos comentas en este artículo Felipe, de nosotros depende únicamente si vivir felices o sufriendo.

    La verdad que lo nos escribes aquí es información que nos ayuda muchísimo para poder reflexionan y analizar si vivimos felices o infelices, es porque nosotros mismo así lo decidimos, por que así lo queremos y sin importar las circunstancias adversas que podamos estar viviendo, no es cierto?

    Es por eso que hay una frase que dice: Si Sonrio, el espejo me devuelve la sonrisa. La Actitud que toma frente a la vida, es la misma que la vida tomará conmigo!

    Excelente Post Felipe!

    Un Abrazo Grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese espejo me gusta Gabino.jjajja. Es verdad que hay circunstancias adversas que nos hacen preocupar, entristecer, etc. Pero recordemos que NADA ES ETERNO EN LA VIDA, NI SIQUIERA EL SUFRIMIENTO. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Hola, Felipe:

    Muchas veces decimos: "No hubiese resistido lo que le pasó a determinada persona" o bien he escuchado que se compadecen de situaciones muy difíciles que me todó vivir y creo que llegado el momento, podemos ser más fuertes de lo que pensamos y esto me ayuda a valorar las cosas materiales y principalmente espirituales que poseo en el presente.
    No se trata de conformarse, ya que siempre es muy bueno el deseo de mejorar y superarnos, pero la vida nos va dando sabiduría para enfrentar los problemas y anhelar otros logros.
    Felicitaiones por todo tu trabajo.

    Un saludo afectuoso de Iris

    ResponderEliminar
  6. Hola Felipe. Que interesante articulo el que nos has compartido. Dolor y sufrimiento son dos cosas distintas, considero que el dolor es momentaneo y es de naturaleza fisica, emocional o mental, el tiempo que perdura el sufrimiento es una cuestion de eleccion personal, de indole psicologica. Hay personas que eligen inconscientemente sufrir y perduran en ese sufrimiento quiza hasta la muerte. Considero muy acertado que menciones aquello de poner en una balanza la sumatoria de ambas situaciones. Excelente articulo para reflexionar, exitos!.

    ResponderEliminar