martes, 10 de enero de 2012

Superación Personal - Los Caminos de la Vida

Por: Walter Dresel

Los  seres humanos transitamos por los caminos de la vida y cada uno de nosotros se encuentra en una estación diferente. Por eso para uniformizar la imagen, representémonos en nuestra mente una larga carretera o autopista que sería el sinónimo de la existencia humana, y en la cual todos nosotros nos desplazamos en forma conjunta.
De pronto, nos encontramos con un enorme trébol como podemos apreciar habitualmente en loas rutas, y en ese preciso instante, nuestros destinos se separan. Cada uno deberá optar por un camino y es lógico entonces que quedemos divididos en varios grupos, de acuerdo a que hayamos optado por uno u otro destino.
Ahora bien, ¿ cuáles son los parámetros que cada uno de nosotros utilizará para elegir el mejor camino para su vida.?¿ Cómo saber de antemano hacia donde dirigir nuestros esfuerzos, nuestros pensamientos, nuestros afectos y nuestra inteligencia?.

¿ Cómo separar adecuadamente la razón de las emociones?. Como toda decisión que tomamos a lo largo de nuestra existencia, la misma sólo puede ser evaluada en forma retrospectiva. Pero vamos a profundizar un poco más….   Salvo los más jóvenes que posiblemente aún no se vieron enfrentados a tomar decisiones trascendentes en su vida, la gran mayoría de nosotros ha hecho elecciones ya en su vida y hemos recorrido caminos con los consiguientes balances que habrán arrojado los resultados más diversos, en cuanto a grado de satisfacción de lo ya vivido.
Pero hoy no podemos caer en el lamento personal o colectivo por nuestros errores o nuestros fracasos sino que la propuesta debe ser aceptar el desafío al que la vida nos expone con la convicción de que podemos lograr a partir de ahora aquellas metas y objetivos que nos hemos propuesto.
Hay un tiempo para la introspección, para mirar hacia adentro, a ver cómo actuamos, y es importante respetar ese tiempo. Pero tampoco podemos eternizarnos evaluando y evaluando y creando una verdadera parálisis que no nos permite avanzar y pensar que es lo que vamos a hacer a partir de hoy mismo. Los sueños son posibles en la medida que seamos capaces de elaborar un proyecto personal creíble y sustentable para cada uno de nosotros.
Para eso necesitamos herramientas y algunas de ellas son: tome nota por favor;
 1) LA CREENCIA DE QUE VAMOS A SER CAPACES DE LOGRAR AQUELLOS QUE NOS PROPONEMOS.
2) CREAR INSTRUMENTOS VÁLIDOS PARA CONCRETAR NUESTRAS ASPIRACIONES.   
Recuerden 3 puntos fundamentales sobre los cuales basar nuestro proyecto.
a) LA EXCELENCIA : este concepto debe estar siempre como idea en nuestro pensamiento, porque es el fundamento de cualquier acción que llevemos a cabo en este siglo XXI . ¿ Qué significa transitar por el camino de la excelencia?. Significa tener ventajas competitivas, en un medio dónde hay muchos que hacen lo mismo, apuntar a la excelencia como estilo de vida y de acción nos separa del resto. La idea del mejoramiento continuo, el no quedarnos donde estamos y plantearnos una y otra vez de que manera diferente podemos llevar a cabo nuestras ideas nos permite un entrenamiento permanente al respecto.
b) LA INNOVACIÓN: es crear un panorama diferente para llevar a cabo nuestros proyectos, aceptando que una idea puede llevarse a cabo de varias maneras distintas no aferrándonos a una única visión. Pero no será suficiente con la Excelencia y la Innovación si no apelamos a :
 c) LA ANTICIPACIÓN : que no es otra cosa que la búsqueda de la información que nos permitirá estar en el lugar correcto y en el momento justo con nuestra idea, con nuestro proyecto o con nuestros afectos.
Estos tres conceptos de excelencia, de innovación y de anticipación, los podemos aplicar a cualquiera de nuestros proyectos personales, porque es respetar una metodología que minimiza los errores que habitualmente cometemos.

Vamos, manos a la obra, LOS SUEÑOS SON POSIBLES, si creemos en ellos, y si nos ponemos a trabajar ya sobre la base de estos principios.
               
Usted lo puede hacer, porque muchos ya lo hicieron. Pregúntese ¿ Porqué yo no.?

No hay comentarios:

Publicar un comentario